Un nuevo must que se llama Bar But

InteriorDulce, bonito, acogedor, cómodo… Ya es la segunda vez que visito Bar But y casi, casi me he sentido como en casa. El otro día pasé una tarde en el But con un buen amigo, compartiendo una de esas conversaciones inspiradoras, frescas y esperanzadoras que recargan pilas. Y acabo de decidir que este local será el escogido para mí las próximas veces que me digan de hablar de trabajo, de la vida, de las tonterías del mundo o para reir (lo más importante). Y es que el Bar But se lo ha ganado. Situado en Gracia, si lo visitas te enamoras seguro

InteriorDecorado de la manera más deliciosa por el estudio de interiorismo de Neus Casanova, las paredes en tonos pastel, las luces pequeñas y delicadas y los detalles en madera hicieron un fall in love  cuando lo conocí. Desde una caña, un café, o una carta original de platos como el Tartar de Salmón con Aguacate y Mayonesa de Wasabi, un Hummus espectacular o el Steak Tartar. Esa tarde pude probar las Bravas Bar But y tenían un final crujiente que las hacía diferentes. Además, cada jueves es “La Bomba” con una cerveza Brutus y una bomba por 4,50€. Yo ya tengo el plan montado para un jueves de estos (o para más de uno).

Inetrior¡Ah! El PUNTAZO, así en mayúsuclas, es que son Tech-friendly. Tienen un enchufe debajo-de-cada-mesa y una clave de WIFI dando la bienvenida. Adictos al móvil, asiduos a trabajar con el portátil en los bares, este es un buen lugar. 

Mañanas de sábado perfectas para ir a trabajar o desayunos para disfrutar, tardes de cervezas con amigos, cenas de calidad. ¿Cuándo lo visitas tú?

Bar But, C/Bonavista nº 8, 933 60 71 28, Barcelona

Interior

Interior

Interior


Brunchs perfectos, en Federal Cafe Barcelona

BrunchLos domingos nos los tomamos diferentes si sabemos que lo vamos a empezar con un brunch. Sí amigos, ahora  ya no es el último día de la semana, el día de resaca o de bajón. Es el día de tomarnos tooodo el tiempo del mundo para saborear platos que no estamos acostumbrados a comer. Y mientras los disfrutamos, compartimos, reímos, arreglamos el mundo, miramos por la ventana, hacemos fotos (lo siento, serán solo 30 segundos como mucho), y hasta nos da tiempo a repetir algún plato. La ventaja del brunch es que lo empiezas prontito por la mañana y lo terminas cuando quieres,  ¡el tiempo pasa volando!

BrunchClaro que lo que también importa es saber escoger bien el lugar y yo tengo muchas ganas de hablarte de Federal Café, en este caso el del  Gòtic. Federal lleva el nombre de una pequeña ciudad Australiana. Todo un gancho para los que nos gustan las fórmulas extranjeras. La luz que percibes desde los grandes ventanales iluminan cada rincón de la mesa y las paredes están hechas de tochos tradicionales. Las cañerías vistas le dan este toque neoyorquino o berlinés que tanto gusta. Y a nosotros nos ha gustado.

BrunchSu oferta gastronómica es impecable y variada, siendo la mayoría de alimentos de procedencia ecológica y de proximidad. Cuando te levantas un domingo con todo el hambre preparada, se hace difícil qué escoger de su carta. Para no perder la tradición de comer huevos durante el brunch, pedimos unos Florentina con Espinacas y Parmesano, unas Bruschettas de Queso de Cabra y Cebolla Caramelizada y un Croissant con puré de Frambuesas y Queso Marcarpone para dar el dulce del final. Para beber, nos decantamos por un Rapsberry Jam y un Pinneaple Sunset fresquitos.

BrunchHasta ahí la teoría. El parmesano de los huevos tenía la textura perfecta para hacer contraste con el crujiente de las espinacas y el dulce de la cebolla con el gusto fuerte del feta es un clásico de los que nunca falla. Pero de los que están bien hechos, además. El croissant siempre lo tiene más fácil a la hora de gustar, pero para qué negar que las frambuesas y el mascarpone le daban mucha gracia. ¡Que buenísimo todo!

Un día dije que me aficionaría a lo de los brunch y hasta ahora no me había puesto por la labor. Ahora ya miro el próximo que me sorprenda. Quizás sea el Federal de Sant Antoni, o quizás me escape al de Madrid a Valencia, que no suena mal como excusa de viaje, ¿no crees?

Federal Café Barcelona (Gòtic), Passatge de la Pau, 11, Barcelona, 932 808 171

 


Un lujazo, en La Capella

La CapellaPara desayunar bien, para hacer el vermouth con todo el buen rollo, para comer con los amigos, para tomar algo después de comer o a media tarde, para cenar con alguien especial, para el gintonic de medianoche… La Capella siempre será una buena elección. Y además quedaréis genial.

Situada en el parque de Can Gambús, en Sabadell, se trata de una antigua capilla de la Masia del parque, resucitada a restaurante, patio con zona chillout y una terraza con tumbonas en las que se está de lujo.

Lo que a mi me tiene el corazón robado es su magnífica terraza con tumbonas. Sólo mira la foto y figúrate la de horas que puedes pasarte en ellas. Y es que desde primera hora de la mañana hasta la noche, puedes disfrutar de este espacio. Elige el mejor momento, ¡o elígelos todos! El pasado fin de semana quedamos con unos amigos, Sílvia y Eric, para comer en La Capella. Quedamos prontito, para hacer un vermouth en las tumbones y luego pasar dentro a comer. Pero la carta de tapas que tienen en el exterior nos sedujo, además de que podíamos tomarlas con ese solecito tan bueno que teníamos. No se hable más. Croquetas de champiñones, Hummus y Tzatziki con pan de pita, Guacamole con Nachos, Patatas con salsa verde y romesco y Crujiente de Brie con mermelada de tomate. Su carta, tanto las tapas como los platos del restaurante, descubre comida vegetariana, productos ecológicos y de temporada. O sea que tapeamos como reyes con productos sanísimos. Todo esto, bajo ese sol de primavera, sobre esas tumbonas y con la mejor de las compañías. Insuperable. Es gracioso pero ese día descubrimos el concepto del “lujazo”. Estar en un lugar disfrutando de lo mejor de la vida sin ser ricos. No confundirlo con el lujo, que eso si que va de dinero y cosas caras. Un lujazo es estar en La Capella, con nuestro vermouth estupendo y entre amigos. Y las tumbonas. Cualquier persona con más dinero no lo pasaría mejor.

Tapas

Como he comentado antes, el restaurante ofrece platos para comer dentro del local, de gran calidad y a unos precios muy competitivos. Y si lo que quieres es tomar una copa por la tarde o la noche con quien tú quieras, La Capella ofrece servicio de barra hasta las 3 de la mañana en horario de verano, del 29 de junio al 20 de septiembre, cada día.

Y no hace falta que seas de Sabadell o alrededores para visitarla. Pienso y pienso y en Barcelona no tenemos tantos lugares como La Capella. Así que si alguna vez quieres salir de la ciudad y visitar un lugar diferente, esta es una buenísima opción para tener a mano en tu lista de top preferencias. ¿Cuándo vas?

 

 

La Capella de Can Gambus, Parc de Can Gambus nº1, (Regne Unit / c.Kurdistan), Sabadell, (Barcelona), 93 576 94 29


Practica el Surf House Barcelona

Ni Hawaii, ni California. Ni Biarritz, ni Zarautz. Nos quedamos en la Barceloneta y nos encontramos Surf House Barcelona, un restaurante – con actividades – que está triunfando entre los más surfers y entre los que no lo son tanto.

Y entre estos últimos me encuentro yo, curiosa de conocer lugares de éxito y más si tienen algo especial. Surf House Barcelona nació con la idea de transportarte al estilo de vida californiano y es que su fundador, Álex Knoepfel, trajo directamente las olas de San Diego a nuestra ciudad. Y con las olas se trajo también el concepto del fast-food, pero versión fast-good, es decir, de calidad.

Nachos y Zumo¿Y eso quiere decir…? Pues hamburguesas, sándwiches, bagels, ensaladas, tacos, pasteles… ¡La carta es para morirse! Su brunch es espectacular, servido de 11 a 13h, con unos huevos revueltos con las opciones que más te apetezcan, unos gofres con mil sabores o la opción sana de los boles de cereales con yoghourt. Hay mucho más, sobretodo opciones dulces, que también puedes dejar para la merienda, de 17 a 20h.

Pero si vamos a la hora de comer, ¡las opciones no son menos! Eso si, ve tempranito o con mucha paciencia, ya que se forma lista de espera. Normal, estando a pie de playa, ¿a quién no le apetece comer en un entorno así? Eso si, el día que consigues mesa, la experiencia es completa. Si no has comido nunca encima de una tabla de surf, esta es tu oportunidad.

Nosotros lo conseguimos hace unos días. Nos propusimos ir temprano, como los turistas, a medio camino entre el brunch y la comida. No nos engañemos, pedimos unos nachos para empezar a picar, que alargamos hasta que se hizo la hora de comer. ¡Y qué nachos! En mi ranking personal – y alguna vez ya he dicho que soy ultrafan – estos están muy muy bien posicionados en el top 10. Con mucho queso de dos tipos, frijoles, salsa valentina, jalapeños, crema agria y guacamole. Toma bomba. En serio, increíbles, si sois nachoadictos, no os podéis ir de Surf House Barcelona sin probarlos.

Sandwich y HamburguesaY como nos habían hablado genial de sus hamburguesas y sándwich, nos dejamos seducir. Un Backdoor para mi, con queso raclette y puerros confitado en pan de coca extra-crujiente, y una hamburguesa Infarto para mi chico, con queso, bacon, huevo frito y patatas paja. Si, ¡patatas paja dentro!. Y con una presentación muy original en una caja de madera. ¡Buen punto!

Si una cosa caracteriza también Surf House Barcelona son sus zumos naturales recién exprimidos. Le dan el toque final a la estética 100% surfera del local, ¡son tan bonitos! Los elegidos para acompañar la comida fueron un Tropical, con sandía, melón y maracuyá y un Ñoki, de fresa, plátano y naranja. Y con tropezones, para que se note lo bueno. Alguna cervecita también cayó, que estando delante de la playa no se puede evitar…

Ahora lo que me queda por probar es alguna de sus actividades. Como no podría ser de otra manera, ofrecen clases de paddle surf en tres versiones: temprano por la mañana para terminar con un brunch, durante el día para tonificar bien el cuerpo o las opciones románticas, saliendo con las tablas durante la puesta de sol o tarde por la noche, bajo la luna llena. El yoga también tiene su espacio y si eres de los que ama la naturaleza por encima de todo, puedes echar un cable haciendo beach cleaning y al final te ofrecerán un zumo de SHB.

Yo de ti no dejaría pasar mucho tiempo para visitar Surf House Barcelona.Ya sabes, veranito, estilo playero, zumos, buen rollo… ¿Cuándo si no ahora?

Surf House Barcelona, C/l’Almirall Baixada nº 22, Barcelona, 932 50 70 23


Una tarde en la Granja Petitbo

MesaSi has quedado con tu mejor amigo para comer, si tienes una reunión con alguien interesante o si te apetece tomar algo con tu pareja, ir a la Granja Petitbo es un éxito seguro. Eso si, se trata de un lugar especial, así que resérvalo para personas especiales.

Situado en el Passeig de Sant Joan nº82, se ha convertido en un icono de lo hipster pero (atención), situado fuera de la zona hipster. Un acierto en toda regla para los que de vez en cuando queremos escuchar un poco de indie o consultar el último número de Monocle y no queremos meternos en la Barcelona profunda.

Yo escogí Petitbo una tarde que había quedado con una de mis amigas. ¿Sabes aquella amiga con la que quedas muy de vez en cuando porque las dos curráis muchísimo y que nunca tenéis tiempo?. Pero que cuando quedáis os ponéis al día tan intensamente que parece que sólo haya pasado un día desde la última vez. Esa amiga. Dos zumos de naranja y fresa y un Carrot Cake (para mí) nos hicieron de padrinos de una conversación que duró 3 horas. Si señores, lo sentimos pero no nos dimos cuenta. Los dueños son encantadores y no nos miraban mal, porque saben que las horas en Petitbo pasan sin darte cuenta. Su decoración sencilla te recuerda a ese piso que acabas de alquilar, con pocos muebles, pero que con un poster gigante en la pared y una mesa de centro antigua hacen el ambiente de lo más acogedor.

Las 10 de la noche es una buena hora para terminar la merienda, así que nos fuimos, pero antes nos aseguramos del tipo de platos que tenían en la carta para el día que nos decidamos a volver para comer. O para hacer el brunch del domingo que, como parece, es de notable tirando a excelente. Brochetas de pollo teriyaki, hamburguesa con queso de cabra, huevos benedict con bacon o salmón… Todo con una pinta buenísima.

He quedado con mi amiga – esa amiga– que la próxima vez que quedemos nos guardaremos un día entero para volver a la Granja Petitbo. Si una merienda duró 3 horas, no queremos pensar lo que puede durar el brunch que nos vamos a regalar.

Granja Petitbo, Passeig de Sant Joan nº82, Barcelona, 93 2656503