König, un clásico que se consolida en el Born

bravas König¿Cuántas veces os habrán propuesto de ir a cenar por el Born pero os habrán dicho aquello de – pero algo barato, que no voy muy bien de pasta? Ah amigos, cómo os entiendo. Pero eh, estáis de suerte porque la recomendación de hoy es de las que marcan un antes y un después en las dudas del sábado noche.

Mi mejor amigo y yo habíamos quedado para cenar y ponernos al día y al tener que buscar un sitio barato y bueno (era fin de mes), me vino a la cabeza la recomendación de mi amiga Núria Mañé para ir al König Born. No sé si os sonará este restaurante, y quizás algunos penséis que el König es un local nuevo, pero los lectores de Girona sabrán que tiene muchos, muchos años más de historia ya que nació allí, en el año 1973 en el centro de la ciudad y ahora ya cuentan con 8 locales.

bagel pastrami KönigEn 2014 hicieron el salto a Barcelona y abrieron su primer local en Rambla Catalunya nº5, siendo un completo éxito. La fórmula König ha funcionado tan bien en la ciudad condal que en 2016 abrieron el local del Born del que os hablo. Y justo hace poco más de un mes han abierto su décimo local en Platja d’Aro.

En nuestra visita a König, tuve la suerte de poder conocer a Pere, su responsable de Marketing y miembro de la família, así que aproveché para pedirle algunas recomendaciones sobre los platos estrella, porque la carta es tan extensa que cuesta escoger, y más con el hambre que teníamos. De todo lo que nos recomendó empezamos pidiendo sus famosí-si-si-mas patatas bravas con salsa König. Están elaboradas con patata fresca que reciben diariamente en los locales, y os juro que hasta hoy no he probado unas bravas tan buenas. Y no suelo ser de mojarme tan hasta el fondo, pero con estas patatas haré una excepción. Bueno, la verdad es que me mojo porque sé que somos unos cuantos que pensamos lo mismo. ¡La prueba está en que llegan a vender más raciones de bravas que de Coca-Colas! Y a mí, que me encantan así, con un punto picante pero que no me abrase la lengua. Las patatas están confitadas y doradas al final, consiguiendo una textura blanda y crujiente a la vez. Ya os lo digo, las primeras de mi podio.

pan de cereales KönigTienen otra versión de patatas que también triunfa mucho, que son las de 4 quesos. La base de patatas es la misma pero esta vez las reservamos para los fans-adictos del queso más bueno.

Una combinación que no nos defraudó tampoco fue el Bagel 52, de Pastrami, salsa cheddar, rúcula, tomate, mostaza de “Baviera” y cebolla crujiente. A los fans del pastrami, estáis de suerte con esta pieza.

dados de ternera KönigSi hay un plato que no puede faltar en un restaurante de estas características es la hamburguesa. ¡En la carta de König puedes distinguir entre 23 variedades! La que probamos nosotros fue la de Bacon y queso, un clásico de los que nunca falla con una carne de escándalo.

Hace muy poquito incorporaron la tapa de Dados de ternera especial König a la lista de platos y creo que han venido para quedarse.

burger de bacon y queso KönigOtro de los platazos que no quisimos dejar de probar fue el sandwich de Pan de Cereales 72, con pollo asado, aguacate, salsa curry, bacon de pavo y huevo duro. ¿Algo más bueno?

Y para los que estéis súper concentrados con la operación bikini, don’t panic, podréis encontrar varias opciones de ensaladas y platos más ligeros en la carta, como el surtido de crudités y cremosos o las ensaladas Marco (burrata, rúcula, canónigos, tomate confitado, piñones, cebolla, olivas negras, aceite de albahaca y orégano) o la Juliette (aguacate, tomate “baby”, gambitas, huevo duro, rúcula y aceite de pesto)

burger dulce König¡No nos olvidamos de los postres! ¿Sabéis lo que son los trampantojos en la comida, verdad? Pues en König nos sorprenden con la Mini Hamburguesa dulce, con masa de chocolate y… ¡El resto hay que adivinarlo!

La relación calidad precio en König no puede ser más perfecta, pues un plato para compartir y cualquiera de sus bocadillos o combinados como plato principal + la bebida, os puede salir por unos 8-10€.

 

Cuando quiero comer bien, con materia prima de primerísima calidad, que esté bueno y sean rápidos, el König aparece entre los primeros de mi lista. Clarísimo :)

König Born, Carrer de la Fusina 3, Barcelona. 935416571

(Podéis leer este artículo también en Gastrotalkers)

4 quesos

crudites König

ensalada marco König

ensalada juliette König


Comida original en Semproniana

SempronianaIr a comer al Semproniana de Ada Parellada es como ir a comer a casa de tu tía, la tía cariñosa, que te habrá cocinado tus platos favoritos y les habrá puesto algo diferente para hacerlos especiales. Además, la decoración del restaurante lo hace muy personal y cercano, con paredes de colores, objetos reciclados y muebles antiguos, como si fuera un cuento.
SempronianaPara comer, tienes una opción buenísima de menú por 15,75€ los días entre semana que incluye dos platos, postre y agua o copa de vino. Nosotros nos decidimos por probar distintos platos de la carta, que se distribuyen en tallas S, M y L, dependiendo del hambre que tengas y las ganas de compartir. Allá van: Macarrón relleno de butifarra negra, el hit del Semproniana. Imagina todo el sabor de la buti negra combinado con pasta al dente y una bechamel tradicional. Ese, ese es el plato al que me refería que hacen con cariño. Para original, la Tierra de cuscús y verduras del huerto, que sirven en un tiesto muy simpático. Para título espectacular, el de las Gambas exóticas marinadas al momento, que para el verano quedaba muy bien. Exóticas y muy buenas, que conste. Terminamos con algo más clásico, un Bacalao con miel y romero, muy suave. Y para el dulce -que no falte- un “Pessic” de zanahoria y yogurt, para no olvidar que me estoy volviendo adicta a este postre. No sea caso… ;)

SempronianaLo sorprendente de Ada no termina con estas fórmulas, porque existe un menú Pícnic por 25€ para comer en el local, y que será la próxima cosa que pruebe cuando vuelva al Semproniana. ¡Incluye mini barbacoa sobre la mesa para hacerla a tu gusto! Y si eres sub-30 (un afortunado de menos de 30 años), escoge este menú y cena pagando por la edad que tengas.

Semproniana

¿Más cosas? Menús de grupo y una larguísima lista de talleres y actividades para hacernos ver que la comida es un placer desde que la preparas hasta que la disfrutas en la mesa. ¡Gracias Ada!

Semproniana, C/Rosselló 148, Barcelona, 934 531 820


Brunchs perfectos, en Federal Cafe Barcelona

BrunchLos domingos nos los tomamos diferentes si sabemos que lo vamos a empezar con un brunch. Sí amigos, ahora  ya no es el último día de la semana, el día de resaca o de bajón. Es el día de tomarnos tooodo el tiempo del mundo para saborear platos que no estamos acostumbrados a comer. Y mientras los disfrutamos, compartimos, reímos, arreglamos el mundo, miramos por la ventana, hacemos fotos (lo siento, serán solo 30 segundos como mucho), y hasta nos da tiempo a repetir algún plato. La ventaja del brunch es que lo empiezas prontito por la mañana y lo terminas cuando quieres,  ¡el tiempo pasa volando!

BrunchClaro que lo que también importa es saber escoger bien el lugar y yo tengo muchas ganas de hablarte de Federal Café, en este caso el del  Gòtic. Federal lleva el nombre de una pequeña ciudad Australiana. Todo un gancho para los que nos gustan las fórmulas extranjeras. La luz que percibes desde los grandes ventanales iluminan cada rincón de la mesa y las paredes están hechas de tochos tradicionales. Las cañerías vistas le dan este toque neoyorquino o berlinés que tanto gusta. Y a nosotros nos ha gustado.

BrunchSu oferta gastronómica es impecable y variada, siendo la mayoría de alimentos de procedencia ecológica y de proximidad. Cuando te levantas un domingo con todo el hambre preparada, se hace difícil qué escoger de su carta. Para no perder la tradición de comer huevos durante el brunch, pedimos unos Florentina con Espinacas y Parmesano, unas Bruschettas de Queso de Cabra y Cebolla Caramelizada y un Croissant con puré de Frambuesas y Queso Marcarpone para dar el dulce del final. Para beber, nos decantamos por un Rapsberry Jam y un Pinneaple Sunset fresquitos.

BrunchHasta ahí la teoría. El parmesano de los huevos tenía la textura perfecta para hacer contraste con el crujiente de las espinacas y el dulce de la cebolla con el gusto fuerte del feta es un clásico de los que nunca falla. Pero de los que están bien hechos, además. El croissant siempre lo tiene más fácil a la hora de gustar, pero para qué negar que las frambuesas y el mascarpone le daban mucha gracia. ¡Que buenísimo todo!

Un día dije que me aficionaría a lo de los brunch y hasta ahora no me había puesto por la labor. Ahora ya miro el próximo que me sorprenda. Quizás sea el Federal de Sant Antoni, o quizás me escape al de Madrid a Valencia, que no suena mal como excusa de viaje, ¿no crees?

Federal Café Barcelona (Gòtic), Passatge de la Pau, 11, Barcelona, 932 808 171

 


Inauguración Timesburg Sant Pau

TimesburgY lo han vuelto a hacer. Sergi Ibáñez, Maiol Rodriguez y Ángel Rodríguez inauguraron el jueves pasado el que es su cuarto restaurante Timesburg, esta vez en la calle Rosselló 520. Entre muchos amigos y una música en directo deliciosa como su comida, nos encontramos unos cuantos afortunados para probar distintas variedades de sus conocidas hamburguesas.

Timesburg Sant Pau reunió a periodistas y bloggers gastronómicos, foodies, instagramers, diseñadores y mucha gente maja en general. Pero si alguien se lleva el premio en eso de ser majos son los camareros, soy muy fan del personal de Timesburg, de verdad. Chicos, sois de 10 ¡felicidades! Y claro, luego está la compañía de la noche. Caras como Daniel Arbós, Betsy Sabaté, Ivo Serrano, Daniel Alonso, Oliver Montiel, Dora Sicart, DavidHoraldelBagel, Brigadeirosebarcelona, Addictsmile… y una lista de invitados que no me dio tiempo a saludar.

TimesburgAhora vamos a lo que interesa, a la protagonista de la noche… a LA HAMBURGUESA de Timesburg. Esa combinación perfecta de ingredientes con su pan específico y el sello final e inconfundible del local. De su carta, pudimos probar La Kobe, Massimo, La D.F., Cabra y Osaka. Esta vez me quedo con la Massimo, con carne de ternera 100%, queso parmigiano, tomate secos, rúcula, semillas de girasol, cebolla y mayonesa Timesburg. ¡Qué descubrimiento!Timesburg Poblenou

Quiero volver a mencionar sus espectaculares patatas fritas, tal y como ya hice en el post que escribí sobre Timesburg poblenou hace unos meses. ¡Es que no son una patatas fritas corrientes! Las tenéis que probar de verdad, son de esas que luego acaban apareciendo en los top10 de blogs gastronómicos. Ya veréis.

En definitiva, una noche de jueves que pareció de fin de semana, de fiesta, de amigos y buen rollo, y sobre todo, más que buenísimas hamburguesas. Amigos de Timesburg, ¿cuándo será la próxima?

Timesburg Sant Pau, C/ Rosselló 520

Timesburg Poblenou, C/ Pujades 168, Barcelona, 933 28 51 88

Timesburg Eixample, C/París 95, Barcelona, 936 67 74 54

Timesburg Sants, C/ Moianès 75, Barcelona, 934616149


Las mejores crêpes, en Crêperie Bretonne Annaick

Crêperie Bretonne AnnaickYa llevo unos cuantos meses escribiendo sobre restaurantes y experiencias en el blog y todavía no he hablado de mi restaurante favorito. Es esa sensación de algo que quieres conservar muy mucho, como si fuera un secreto. Y no será que no lo comparta con los míos, ya que cada persona que he llevado a este restaurante es alguien especial. Familia, novios, exnovios, amigos, superamigos… Conocidos no, a los conocidos no me los llevo. Hoy os descubro Crêperie Bretonne Annaick, en la Vila Olímpica. Ojo que se puede convertir en uno de vuestros favoritos también. Allá va.

Crêperie Bretonne AnnaickSituado debajo del pez de Frank Gehry, justo detrás del hotel Arts se encuentra esta crepería tan peculiar. ¿Qué tiene de particular? Pues ni más ni menos que un autobús dentro. Sisi, un bus, con toda su estructura, sus ruedas y su volante pero, además, con una cocina vista dentro. Esta es la magia de Creperie Bretonne Annaick, un espacio pequeño pero bien pensando para que quepa este monstruo allí dentro. A mi me parece encantadora. Me lo pareció hace por lo menos doce años, que es cuando la descubrí, por casualidad, buscando creperías.

Crèperie Bretonne AnnaickPero no estamos hablando de una crepería convencional. En Annaick utilizan el trigo sarraceno como base de sus crêpes, lo que ellos llaman galettes, especialidad de la Bretaña francesa. Una masa fina y salada que juega con múltiples combinaciones originales de sabores. Os dejo la carta, para que veáis de qué os hablo. Yo soy una clásica de las de jamón y queso, pero cuando me quiero dejar sorprender, arriesgo un poco más, como con la Poulette (champiñones, pollo, emmental y crema de leche) o con la Pont Aven (huevo, jamón dulce, salsa de puerros, crema de leche y cebollino). Podéis completar el menú con alguna de sus enooormes ensaladas, tablas de embutidos o tortillas. Y para el postre, deleitaros con una de sus crêpes dulces – aquí ya no son las de sarraceno – o sus también enooormes copas de helado. Con hambre no te quedas.

Crêperie Bretonne AnnaickDada mi afición por Crêperie Bretonne Annaick de Barcelona, he visitado expresamente también la de Girona y si se da la ocasión, me encantaría probar también el resto de locales que tienen en Vigo, Valencia, Manresa, Lleida y – ojalá – Colliure, en Francia.

¡Ah! Como curiosidad, os contaré que los manteles de las mesas son cartoncillos blancos de papel, para que podamos dibujar lo que queramos con los plastidecor que nos dejan en la mesa, mientras esperamos que nos traigan la comida. Si la obra de arte que dejéis vale la pena, os la colgarán en la pared del restaurante. ¡La decoración del local vale mucho la pena!

¿Qué más os voy a contar yo de mi restaurante favorito? A partir de ahora, prefiero que lo visitéis y me expliquéis vosotros qué os ha parecido.

 

Creperie Bretonne Annaick, Ramón Trias Fargas 2-4, 932 211 599

Crêperie Bretonne Annaick

Crêperie Bretonne Annaick

Crêperie Bretonne Annaick

Crêperie Bretonne Annaick


Un fin de semana en el Palauet de Monells

Sala de estarSi te preguntan cómo te imaginas un fin de semana perfecto, ¿qué respondes? ¿Y si te digo que el mejor fin de semana se encuentra a tan sólo una hora y media de Barcelona? Si señores, no hace falta que nos dejemos la piel ni el bolsillo, porque lo tenemos a nuestro alcance. Os quiero presentar El Palauet de Monells, un precioso hotel situado en el Baix Empordà.

El sábado pasado me esperaba una gran sorpresa. El día 20 de este mes fue mi cumpleaños y mi novio me planeó esta escapada. Mantuvo el lugar en secreto hasta el final y lo hizo – si puede ser – todavía más encantador (Novios del mundo, tomad nota de esto porque podéis quedar como un rey con vuestras princesas).

Las 11 del mediodía y llegamos al encantadoooor pueblo medieval de Monells. La anécdota del día fue la de encontrarnos de pleno con la grabación de la segunda parte de la película “8 Apellidos Vascos”. No puedo dar detalles porque sino me cortan la lengua pero tiene muy buena pinta. La acción transcurre en varios pueblos de la costa catalana, con eso os lo digo todo. Y además, uno de los escenarios es El Palauet. Vamos, exitazo.

SajolidaEntre cámaras, actores y walkie talkies nos dejaron entrar al centro del pueblo, donde se encuentra El Palauet. Al llegar al hotel, nos recibió la capitana del barco, Pilar. Ella es, sencillamente, la esencia del Palauet. Con una sonrisa de oreja a oreja nos llevó a nuestra habitación, Espígol. ¡Preciosa! El resto de habitaciones tienen nombre tan bonitos como Salvia, Sajolida, Romaní, Farigola y Menta. Un total de 6 habitaciones forman este hotel, que antes fue una casa señorial y ahora acoge a los huéspedes más afortunados.

Después de dejar las maletas, Pilar y su madre, también Pilar, y también un amor, nos enseñaron la casa entera. Admito que el hotel es precioso y tiene un encanto que lo hace especial, pero si hay algo que pone la guinda a ese pastel es la zona de spa con piscina y jacuzzi. Acceso libre con el precio de la habitación. ¡Quería ir ya! Pero el día era largo y aprovechamos para ir a comer una paella a Tamariu, a tan sólo 20 minutos y visitar por la tarde el castillo que Dalí regaló a Gala, en Púbol.

DesayunoEntonces si, las 7 de la tarde y unas ganas locas de probar la piscina y el spa. Disfrazados con albornoz y zapatillas, bajamos a la planta baja y nos relajamos durante una hora entre burbujas. Lu-ja-zo. Después del spa, nos arreglamos un poco para ir a cenar. Otro lujo, porque justo delante de El Palauet encontramos el restaurante El Roura Blanch, de comida casera típica catalana, con un trato muy amable y comida exquisita. ¿He dicho ya que en Monells son todos encantadores?

Y el domingo no pudo empezar de mejor manera. Me esperaba otra sorpresa por mi cumpleaños: un masaje relajante de 1 hora en el spa del hotel. ¡Oh, sí! Quien me conoce bien saben que me encantan los masajes. ¿Podía mejorar el fin de semana? Pues si, porque antes de entrar nos esperaba un ESPECTACULAR desayuno en la terraza del hotel preparado con todo el cariño por Pilar y su madre. Con la foto creo que sobran las palabras…

Y entonces llegó el masaje. La simpatiquísima Conxita me recibía con sus manos de ángel que me hicieron disfrutar de la horaSpa y Jacuzzi más placentera del domingo. ¡Qué manos! Si Monells no fuera tan bonito, seguro que la convencía para que se viniera a Barcelona conmigo para que me hiciera una masaje cada semana, ¡os lo juro! Pero las horas en el Palauet terminaban, no sin antes disfrutar de su terraza, tomando el sol en sus sofás y volviendo poco a poco a la realidad. Nos despedimos de Pilar y de su madre y les prometimos que volveríamos. Pero una promesa de las que se cumplen, ¿eh? ¡Cómo no vamos a volver!

Me haría mucha ilusión que conocierais El Palauet, de verdad. Y no hace falta que tengáis un motivo que celebrar. ¡El mejor fin de semana os está esperando!

El Palauet de Monells, Plaça Jaume I, 1, Monells (Girona), 972 630 012

Para info y reservas: info@elpalauetdemonells.com


Vino Afortunado presenta al resto de la familia

#MomentoAfortunadoA estas alturas de la película, seguro que has oído hablar de @Vino Afortunado. Ya sea porque lo has visto colaborando con alguna exposición, obra de teatro o algún “sarao” en redes sociales. Sea como sea, tu curiosidad ha llegado a ese punto que, cuando lo ves en la estantería de una vinacoteca o en la carta de un restaurante lo eliges. Y descubres que lo han hecho muy bien. Un buen vino y una buena estrategia para que lo conozcamos. Tanto, que se ha convertido de la familia

Y de familia vamos a hablar precisamente. El pasado miércoles por la noche tuve la suerte de poder asistir a la presentación de la gama de Viñedos Singulares, el resto de los hermanos de nuestro afortunado. Y no estuvieron solos. Contaron con la colaboración de Caravan Made, los encargados de poner el sabor perfecto para cada vino en un restaurante clandestino montado en el almacén de Vino Afortunado. Seguro que te has topado con los de Caravan Made en los últimos meses, en algún street market o festival. ¡No te pierdas sus próximas paradas en su web y redes sociales!

Fuimos 30 los afortunados invitados que pudimos disfrutar de una cena con maridaje para recordar. Caras tan conocidas como Sandra Blasco, la periodista de moda Maria Almenar, las bloggers Dansvogue, StylebyBru, los food bloggers Marta Sanahuja, Daniel Arbós y, como no podría faltar, la embajadora de Vino Afortunado, Queralt Gost. La lista es larguísima, perdonadme si no os nombro a todos. Maria Almenar, Sandra Blasco, Queralt Gost

Ahora vamos a lo que interesa, el festival. La cena quedó inaugurada con la cata de nuestro vino protagonista y un – ultra bueno – Tataki de Atún con salsa Teriyaki y Mango. Fue muy gracioso ver cómo cada plato que nos traían era fotografiado tropecientas veces desde diferentes ángulos. ¡Cosas del oficio! Le siguieron un pincho de Pera con Queso azul y reducción de vinagre de uva, un Secreto Ibérico con Salsa de Ibéricos y Arándanos que estaba para morirse, entre muchos, muchos otros. Todos maridados con el vino de Viñedos Singulares que mejor combinaba con sus sabores. El postre, un Surtido de Quesos con vino El Veïnat fue el fin de fiesta perfecto. ¡Bravo Vino Afortunado, bravo Caravan Made! Os dejo el menú completo por si queréis recoger inspiración para algún día.


Vino Afortunado– Tataki atún con salsa teriyaki y piña. (Afortunado)

– Pincho de pera con queso azul, salmón y reducción de vinagre de uva. (Luna Creciente)

– Secreto ibérico con salsa de ibèricos y arandanos. (Corral del Obispo)

– Tartar de solomillo marinado con crema suave de gorgonzola y eneldo. (Jardín Rojo)

– Taco de rabo de toro con salsa de frambuesa. (Entrelobos)

– Surtido de quesos con coulis ácido. (El Veïnat)

 

La noche fue fantástica, tanto por lo que comimos como por las risas con los invitados. Lo peor de todo es que ya han pasado unos cuantos días y sólo nos quedan las fotos para recordar. Bueno, no nos engañemos. Volver a esa sensación no es difícil, tengo un botella de Afortunado guardada para una de aquellas ocasiones que merecen ser convertidas en un buen #MomentoAfortunado.

 

www.vinedossingulares.com

www.caravanmade.com

Fotos by Raúl Muñoz

 

 


Hamburguesas a TU gusto, en Oval

Hamburguesa Oval¿Cómo terminar un día de Sant Jordi de la mejor manera? En mi caso, cenando en Oval, una de las hamburgueserías de las que más se habla en Barcelona. Su ubicación perfecta en la calle Valencia con Enric Granados fue la mejor excusa para conocerla después de un buen paseo por Rambla Catalunya, acompañados de cientos de personas más.

Quisimos ir a cenar bastante temprano. La cantidad de gente que nos encontramos cuando llegamos a Oval nos confirmaba que íbamos a cenar genial. Y no pudimos empezar mejor la noche. Esperando en la barra a que nos dieran mesa, preguntamos a una de sus camareras simpáticas si tenían Wi-Fi. ¡Oh si! ¡Se agradece tanto cuando te entregar un papel ya preparado con las contraseñas! Gracias Oval, 10 puntos de golpe. (Ha sonado un poco enfermo, pero es que mi chico y yo necesitamos la red por trabajo…¡En serio!).

Oval dispone de un equipo de muchos camareros, eficientes y rápidos. Y se agradece en un día así. En no más de 10 minutos tuvimos nuestra mesa preparada. Me encantó su decoración, de estilo nórdico, con mesas enormes de madera, paredes claras y mobiliario sencillo. Vale, ahora ya estamos preparados. Carta Oval

¿Cómo pedimos? Pues con la gracia de una carta en la que tú escoges los alimentos con los que crear TU PROPIA hamburguesa. Con un lápiz vas marcando el tipo de pan que prefieres, qué tipo de carne, tu queso favorito, 4 ingredientes de relleno, la salsa y si te apetece, algún extra. Y si eres un poco vago o no te quedan fuerzas para pensar, te ofrecen 4 tipos de hamburguesa, ya configuradas. ¿Y complementos tienen? Por supuesto, patatas caseras – ultra buenas – , moniatos, como opción sana y nachos. Nos quedamos con las ganas de probar los nachos, que nosotros somos muy de nachos. Una pena, tendremos que volver, ni que sea sólo para probarlos. Y ya que estamos…

¿Y el precio? Pues sorprende y mucho, porque una hamburguesa con bebida te sale a unos 10€. Son enormes, no te quedarás con hambre. Como mucho, si le sumas unas patatas te saldrá por 3€ más. Muy bien.

La atención que recibimos – unos camareros súper amables –, la comida y un ambiente muy chulo (ah, y el WiFi), los coloca en el ranking de locales para recordar y recomendar. Gracias chicos, ¡nos vemos pronto!

Oval, València, 199, Barcelona, 930 102 647


Una tarde en la Granja Petitbo

MesaSi has quedado con tu mejor amigo para comer, si tienes una reunión con alguien interesante o si te apetece tomar algo con tu pareja, ir a la Granja Petitbo es un éxito seguro. Eso si, se trata de un lugar especial, así que resérvalo para personas especiales.

Situado en el Passeig de Sant Joan nº82, se ha convertido en un icono de lo hipster pero (atención), situado fuera de la zona hipster. Un acierto en toda regla para los que de vez en cuando queremos escuchar un poco de indie o consultar el último número de Monocle y no queremos meternos en la Barcelona profunda.

Yo escogí Petitbo una tarde que había quedado con una de mis amigas. ¿Sabes aquella amiga con la que quedas muy de vez en cuando porque las dos curráis muchísimo y que nunca tenéis tiempo?. Pero que cuando quedáis os ponéis al día tan intensamente que parece que sólo haya pasado un día desde la última vez. Esa amiga. Dos zumos de naranja y fresa y un Carrot Cake (para mí) nos hicieron de padrinos de una conversación que duró 3 horas. Si señores, lo sentimos pero no nos dimos cuenta. Los dueños son encantadores y no nos miraban mal, porque saben que las horas en Petitbo pasan sin darte cuenta. Su decoración sencilla te recuerda a ese piso que acabas de alquilar, con pocos muebles, pero que con un poster gigante en la pared y una mesa de centro antigua hacen el ambiente de lo más acogedor.

Las 10 de la noche es una buena hora para terminar la merienda, así que nos fuimos, pero antes nos aseguramos del tipo de platos que tenían en la carta para el día que nos decidamos a volver para comer. O para hacer el brunch del domingo que, como parece, es de notable tirando a excelente. Brochetas de pollo teriyaki, hamburguesa con queso de cabra, huevos benedict con bacon o salmón… Todo con una pinta buenísima.

He quedado con mi amiga – esa amiga– que la próxima vez que quedemos nos guardaremos un día entero para volver a la Granja Petitbo. Si una merienda duró 3 horas, no queremos pensar lo que puede durar el brunch que nos vamos a regalar.

Granja Petitbo, Passeig de Sant Joan nº82, Barcelona, 93 2656503


Timesburg, para volver y repetir

Como aficionada y adicta a las Redes Sociales que soy, tengo la deliciosa manía de quedarme embobada cuando veo esas fotos de comida que tanto apetecen. Pero hablo de las que apetecen de verdad, de las que entran por la vista y además, me ofrecen algo más. Como las hamburguesas del Timesburg.

Hacía tiempo que veía fotos publicadas de sus burgers, enormes y apetitosas que mostraban un sello de identidad muy bien encontrado, y nunca mejor dicho. Los panes de las hamburguesas de Timesburg llevan el nombre del local sellado. Es un puntazo, pero lo mejor viene después.

IMG_4992Yo visité el local de la calle Pujades 168, pero tienen otro con el que empezaron en 2012 situado en la calle París 95. Es súper curioso cómo utilizan las pasarelas de los andamios para decorar las paredes de los locales. Pero no es casualidad. Uno de los dueños del local, Sergi Ibáñez, es arquitecto técnico y ha sabido darle a Timesburg ese toque que está tan de moda en Barcelona; la reutilización de materiales industriales que, combinados con gracia con otros elementos totalmente antagónicos, consiguen convertir cualquier local en un sitio especial. Los compañeros de viaje de Sergi son Maiol Rodríguez, diseñador y director de otro restaurante de la ciudad y Ángel Rodríguez, ingeniero. Felicidades señores, ¡Qué local y qué hamburguesas!

Yo pedí una clásica Chesseburguer, que de clásica no tiene mucho, ya que hacía mucho tiempo que no comía una hamburguesa tan bien hecha. Una carne en su punto, una lechuga que cruje, el tomate fresco y la ración perfecta de queso. Mi chico fue un poco más atrevido y se pidió La Foie, con rúcula, foie micuit, confitura de arándanos y pipas de girasol. Todavía lloramos.

Quiero hacer mención especial a sus patatas fritas. Ya era hora de encontrar unas patatas fritas así, finas, con piel y con todo el sabor de una patata natural. Lo más sencillo es lo más bueno y aquí lo saben bien.

IMG_5003La mecánica del pedido en Timesburg es muy curiosa ya que, al entrar, una chica simpatiquísma – un 10 para todo el equipazo – te da una hoja de papel donde marcas cuál es la hamburguesa que quieres comer, los extras, el tipo de pan y si se te antoja alguna otra cosa. A continuación pasas por la caja, donde pides la bebida y pagas todo. Después tu eliges si necesitas vaso y cubiertos, así que los coges tu mismo de una estantería. Bravo. No sólo ahorras tiempo innecesario para que te tomen nota, también lo ahorras para cuando terminas. No tener que esperar a que te traigan la cuenta es un acierto.

 El hecho de que tengan dos locales y de que yo sólo haya visitado uno me pone la excusa perfecta en bandeja para volver pronto y descubrir otra de sus variedades. ¡Qué problema! :)

Timesburg Poblenou, c/Pujades nº168, Barcelona, 93 6677454

Timesburg Eixample, c/París nº95, Barcelona, 93 3285188