Viaje a Cuba en 8 días

La Habana

La Habana

Ya han pasado 4 meses desde que volví de Cuba de pasar unas vacaciones y ¡POR FIN publico la experiencia!

Justo ahora, que estamos todos planificando las vacaciones de aquí a un par o tres de meses, creo que es el mejor momento para dejaros estas líneas y veáis cómo fue mi viaje por la isla. Quizás os llame la atención… ¡O quizás no os guste para nada! Sea lo que sea, espero que os pueda ayudar para tener una idea. Este es mi primer post contando un viaje, así que perdonadme si digo alguna tontería. Antes de entrar al trapo, decir que lo que os cuento está basado en mi perspectiva de 8 días por allí. Ya sabéis que para experiencias, los colores.

Primero os contaré a modo de resumen las temáticas generales y luego los lugares de interés. Para que tengáis un poco de perspectiva del viaje, os dejo cuál fue nuestra ruta:

Habana –> Las Terrazas –> Viñales –> Trinidad –> Cayo Guillermo –> Cayo SantaMaría –> Santa Clara –> Habana

  1. Alojamiento y Coche
casa familiar

casa familiar

Para la gran mayoría de localidades de Cuba, lo que más funciona y lo que es más auténtico son las Casas Familiares. Siempre, vayáis donde vayáis, vais a encontrar, no sufráis. Y atención que lo que os voy a pasar ahora es un contacto BUENÍSIMO si queréis viajar a Cuba. Ramiro Zayas (os dejo el link a su web y su contacto) es un hombre que os puede hacer mucho más fácil vuestra estancia en Cuba, pues se preocupa por buscaros casa familiares en todos los sitios que tengáis pensado visitar (tienen contactos en toda la isla). Os vendrá a recoger al aeropuerto y os llevará de vuelta si dormís en su casa, tanto en la llegada como el último día. El trayecto Aeropuerto-Habana os saldrá por unos 25 cuc (Peso Cubano Convertible, el de los turistas). Enviadle un mail y que os informe, es muy amable ;)

El precio por noche en las casas familiares no os tendría que salir por más de 30 cucs dos personas (25 cuc/noche + 5 cuc/desayuno).

desayuno típico

desayuno típico

El coche lo alquilamos en Online Tours (Passeig de Gràcia, 24). Ahí mismo se encuentra la embajada de Cuba, lugar donde puedes sacarte el visado y, ya que estás ahí, reservarlo. Si váis a alquilar un coche, no os arriesguéis a cogerlo en Cuba porque muy probablemente no encontréis. Desde esta misma agencia reservé las noches de hotel en Cayo Guillermo y Cayo Santa María (que os contaré más adelante). Hacedlo también desde aquí, pues el alojamiento en casas familiares no existe en los Cayos, sólo hay hoteles.

Mi hotel en Cayo Guillermo fue Sercotel Club Cayo Guillermo. Fue una pasada, porque por overbooking nos hicieron un upgrade de habitación y nos colocaron en una suite xD. Pero la verdad que el resto del hotel está más que bien. Cayo Guillermo es preciooooooso y casi no encontramos gente. Un lujazo, súper recomendable.

El que no me gustó tanto fue Cayo Santa María. No por el hotel sino porque este Cayo está demasiado masificado y muy, muy, muy turístico. El hotel donde estuvimos fue el Memories Paraiso Cayo Santamaria. Como el de Cayo Guillermo, se trata de un hotel de los de “todo incluído”, de pulserita. Eso sí, parecía Port Aventura, súper temático, muy artificial.

2. Moneda

Para viajar a Cuba llevad euros. Una vez lleguéis al aeropuerto, os tenéis que dirigir a las CADECA (Casa de Cambio) y cambiáis una parte. Yo os recomiendo ir cambiando de tanto en tanto, ya que de CADECAS podéis encontrar en toda la isla. Sobre todo en los pueblos más grandes, hoteles y lugares principales. A medida que pasen los días os haréis una idea de lo que gastáis por día y así lo vais cambiando poco a poco. Cuando yo fui, el cambio estaba casi como el euro, por lo que era fácil de calcular, ya que eran -por ejemplo- 10 cucs, 10€.

Os recomiendo que cambiéis algo de pesos cubanos (cup). Es su moneda, no para turistas, pero para coger un taxi colectivo en La Habana los váis a necesitar. Hablando de los taxis colectivos, ¡es toda una aventura! Se trata de meter en un taxi tantas personas como quepan. Eso sí, deben ir en la misma dirección. Y cuestan de coger porque van muy llenos, y muy buscados. Los diferenciaréis de los taxis “oficiales” porque estos últimos son amarillos y nuevos (y mucho más caros). Los colectivos son coches antiguos de cualquier color. Eso sí, pone “taxi” en alguna parte del morro.

3. Carreteras

carretera típica

carretera típica

Ojo a las carreteras. Fliparéis, fliparéis MUCHO. Están hechas un cromo, y en toda la isla están igual. De verdad, lo de las carreteras es algo alucinante. Todo son agujeros, tanto en carreteras como en autopistas, como en caminos de tierra. ¿He dicho autopistas? Bueno, si váis, ya veréis como son. Tienen varios carriles pero, aparte del tema de los agujeros que os comento, hay gente caminando por medio, se os cruzan… bicicletas… tractores… ganado… Todo vale. Ah, y cambios de sentido. En teoría están prohibidos, pero nadie controla nada, así que todo el mundo lo hace. Yo me encontré a un policía que me dijo que hiciera uno, ¡así que imaginad!

Atención también a las no-señalizaciones. Hay muy pocas, poquísimas, y están justo antes de la salida así que estád super atentos. Y puede ser que en algunos sitios no estén indicados, por lo que tendréis que preguntar. Por cierto, no hagáis autoestop (ellos le llaman “hacer la botella”). Mucha gente se os ofrecerá a llevaros al sitio por el que estéis preguntando, y os dirán que ellos también van hacia esa dirección. Pero no, mejor no metáis a nadie dentro.

La verdad es que conducir por Cuba es una experiencia muy divertida, os reiréis mucho. ¡Pero no conduzcáis de noche! (súper seria me pongo para deciros esto).

4. Comida

comida cubana

comida cubana

Si os gusta el arroz blanco encontraréis en Cuba vuestro paraíso porque todo lo acompañan con arroz y frijoles (moros y cristianos). Algo genial de la isla es que encontraréis langosta muy buena y muy, muy barata, sobre todo en los lugares menos turísticos. La podéis llegar a encontrar por 5 cucs aunque lo más normal es que la encontréis por 10 -15 cucs. Está muy rica y la cocinan de diferentes maneras. Lo que es muy típico también es la Mariquita, que es plátano frito.

Ropa Vieja

Ropa Vieja

La encontraréis acompañando platos y también para desayunar. (Sí, para desayunar, jajaja).

Un plato que me en-can-tó fue la Ropa Vieja, a los amantes de la carne, disfrutaréis con ella. Se trata de carne desmenuzada de vaca o cordero cocida con hierbas, verduras y condimentos. Para los que no comáis carne, no os preocupéis porque a los cubanos les gusta mucho la verdura y todo lo que sean tubérculos (ellos les llaman Vianda), como la patata, la yuca, la calabaza… Todos los platos van acompañados de ensalada, con esta Vianda. Ah, y encontraréis mucha fruta, sobretodo plátano, piña, guayaba…

5. Seguridad

Cuba es muy segura. Siempre teniendo una precaucion evidente por el tema de proteger el dinero que lleváis encima, en ningún momento os sentiréis amenazados. Pensad que viven del turismo y lo cuidan muchísimo.

6. Conexión a Internet

tarjeta Etecsa

tarjeta Etecsa

Os va a costar encontrar, jajaja. A ver, hay wifi y lo encontraréis en las plazas de los pueblos (veréis un montón de gente con el móvil en la mano) y en los lobby de los hoteles. Se compran unes tarjetas (las encontraréis en varios sitios y sino en los hoteles). La red a la que os tendréis que conectar es ETECSA y te pedirá el password que aparecerá en la tarjeta que habréis comprado. Va descontando los minutos.

Lugares de interés

La Habana

La capital por excelencia. Es decadente a la vez que mágica. Es una ciudad hecha y luego dejada, pero sólo por eso desprende magia. E historia, mucha historia. Los sitios en la ciudad que no podéis dejar de ver son:

  • Malecón
  • Plaza Vieja
  • La Bodeguita del Medio (¡la cuna del mojito!) Si váis al piso de arriba también hay música en directo, no hay tanta gente, incluso podréis bailar.
  • El Floridita. Donde Hemingway tomaba el famoso daiquiri. Es un lugar también muy turístico pero los daiquiris valen la pena, sobretodo el de fresa.
  • Heladería Coppelia. No es imprescindible, pero los helados son baratos. Muy típico que vaya la gente de allí, hay colas enormes, pero van rápidas.
  • El Capitolio. Seguramente lo encontraréis en obras, llevan muchos años así, pero impone.
  • Plaza de la Revolución (mítica plaza con la imagen del Che y de Camilo Cienfuegos).
  • El Vedado. Es un barrio de la Habana, las casas son algo mejor y para ver el contraste con el resto vale la pena.
  • Y un laaaaaargo etcétera que tendréis que callejear, ¡sino no acabaría!

Os encontraréis a mucha gente que os intenta colar cosas, como turistas que sois, os calarán a la primera. Pero son muy majos y buena gente.

Las Terrazas

cafetal

cafetal

Es un complejo que se encuentra de camino a Viñales y Pinar del Río. Es donde se encuentran los Cafetales (plantaciones de café) y unas vistas muy bonitas. De allí os recomiendo:

Viñales

Valle de Viñales

Valle de Viñales

Es un pueblo precioso, con casitas antiguas de colores. Con mucho encanto y mucha música. De aquí os recomiendo:

  •  Vistas del Valle de Viñales. Imprescindible. Hay un par de miradores, el mejor es un hotel, Los Jazmines, dónde lo observaréis enorme y contundente desde allí.
  • El Mural de la Prehistoria. Se puede ver desde lejos sin tener que pagar, pero por 2 o 3 cucs podéis entrar hasta el pie del mural y tomar consumición que incluye la entrada, en el bar. Para mi valió la pena pagarlo para estar un rato. ¡Es original!
  • La Cueva el Indio. No me dio tiempo a visitarla pero me la recomendaron.
  • IMPERDIBLE. En la plaza del pueblo, por la tarde, encontraréis un espacio de gente local que no para de bailar, es muuuuy divertido. Se puede tomar algo, bailar con la gente de allí… ¡lo que queráis!

Trinidad

Trinidad

Trinidad

Este pueblo es precioso. Cuesta un poco de llegar, por el tema de que está lejos pero vale taaaaaaaaaaaanto la pena. Viñales es música en todps lados y las casas encantadoras de colores. Están bastante mejor conservadas, así que da gusto a la vista. La plaza del pueblo es preciosa también, con su escalinata donde la gente se sienta en el suelo. Siempre bebiendo, mojitos, zumos… y comiendo también. Puedes encontrar paraditas, tiendas… Es encantador.

Cerca de Triniad encontraréis la discoteca La Cueva (tipo Cova d’en Xoroi en Menorca) y Playa Ancón, desde donde se ve la puesta de sol. ¡Preciosa!

Atención a las Cascadas El Nicho. Las encontraréis entre Cienfuegos y Trinidad. ¡Flipad!

Cayo Guillermo (playas)

Cayo Guillermo

Cayo Guillermo

No os perdáis la experiencia de ir a los Cayos. El camino para acceder a ellos es brutal, una carretera estrecha con mar y mar por cada lado. Lo que antes os comentaba, a mi me encantó porque estábamos solos y la playa es suuuuuuper virgen. Caribe al 100%, es una pasada.

Cayo SantaMaria (playas)

Muy cerca un cayo de otro, las aguas son geniales también, muy, muy azules. Pero para mi gusto está demasiado masificado. Mi recomendación sería pasar más días en Cayo Guillermo o ir a Cayo Coco, que me han comentado que se parece bastante a Guillermo.

Santa Clara

Hicimos noche en este pueblo, ya que para ir de los Cayos y volver a la Habana, son muchas horas de coche, con lo que decidimos parar y dormir a medio camino. Este pueblo es muy interesante, pues fue allí donde sucedió la Batalla de Santa Clara, a finales del 58, donde capturaron a los revolucionarios de parte del Che.

 

>> Lugares donde no estuve pero que se suelen recomendar

> Cienfuegos

De camino a Trinidad encontraréis Cienfuegos, un lugar bien histórico también. Pasamos con el coche pero no pudimos quedarnos por falta de tiempo.

> Baracoa

No pudimos visitar Baracoa porque nos faltó tiempo. No tengo demasiado claro si está en buenas condiciones, ya que el año pasado pasó por allí el Huracán Matthew y Ramiro nos dijo que había quedado bastante tocado.

Toda la zona sur de Santiago de Cuba no la pude tocar así que no os puedo decir nada… Quizás en un futuro pueda completar esta publicación con la información que falta ;)

 

¡Y hasta aquí todo lo que puedo deciros! Si tenéis cualquier duda o curiosidad, mandadme un mail y os hecho una mano :)

hello@marinaplanas.com

 

¡Abrazos!

El Malecón

El Malecón

Plaza de la Revolución

Plaza de la Revolución

Paseo de Martí (La Habana)

Paseo de Martí (La Habana)

Daiquiri de fresa, en El Floridita

Daiquiri de fresa, en El Floridita

La Bodeguita del Medio

La Bodeguita del Medio

El Muro de la Prehistoria (Viñales)

El Muro de la Prehistoria (Viñales)

Trinidad

Trinidad

Pescado en Cuba

Pescado en Cuba

 

Cayo Guillermo

Cayo Guillermo

Cayo Guillermo

Cayo Guillermo

Sufriendo

Sufriendo

Sufriendo (II)

Sufriendo (II)

Langostas

Langostas

Los mejores recuerdos

Los mejores recuerdos


Un fin de semana en el Palauet de Monells

Sala de estarSi te preguntan cómo te imaginas un fin de semana perfecto, ¿qué respondes? ¿Y si te digo que el mejor fin de semana se encuentra a tan sólo una hora y media de Barcelona? Si señores, no hace falta que nos dejemos la piel ni el bolsillo, porque lo tenemos a nuestro alcance. Os quiero presentar El Palauet de Monells, un precioso hotel situado en el Baix Empordà.

El sábado pasado me esperaba una gran sorpresa. El día 20 de este mes fue mi cumpleaños y mi novio me planeó esta escapada. Mantuvo el lugar en secreto hasta el final y lo hizo – si puede ser – todavía más encantador (Novios del mundo, tomad nota de esto porque podéis quedar como un rey con vuestras princesas).

Las 11 del mediodía y llegamos al encantadoooor pueblo medieval de Monells. La anécdota del día fue la de encontrarnos de pleno con la grabación de la segunda parte de la película “8 Apellidos Vascos”. No puedo dar detalles porque sino me cortan la lengua pero tiene muy buena pinta. La acción transcurre en varios pueblos de la costa catalana, con eso os lo digo todo. Y además, uno de los escenarios es El Palauet. Vamos, exitazo.

SajolidaEntre cámaras, actores y walkie talkies nos dejaron entrar al centro del pueblo, donde se encuentra El Palauet. Al llegar al hotel, nos recibió la capitana del barco, Pilar. Ella es, sencillamente, la esencia del Palauet. Con una sonrisa de oreja a oreja nos llevó a nuestra habitación, Espígol. ¡Preciosa! El resto de habitaciones tienen nombre tan bonitos como Salvia, Sajolida, Romaní, Farigola y Menta. Un total de 6 habitaciones forman este hotel, que antes fue una casa señorial y ahora acoge a los huéspedes más afortunados.

Después de dejar las maletas, Pilar y su madre, también Pilar, y también un amor, nos enseñaron la casa entera. Admito que el hotel es precioso y tiene un encanto que lo hace especial, pero si hay algo que pone la guinda a ese pastel es la zona de spa con piscina y jacuzzi. Acceso libre con el precio de la habitación. ¡Quería ir ya! Pero el día era largo y aprovechamos para ir a comer una paella a Tamariu, a tan sólo 20 minutos y visitar por la tarde el castillo que Dalí regaló a Gala, en Púbol.

DesayunoEntonces si, las 7 de la tarde y unas ganas locas de probar la piscina y el spa. Disfrazados con albornoz y zapatillas, bajamos a la planta baja y nos relajamos durante una hora entre burbujas. Lu-ja-zo. Después del spa, nos arreglamos un poco para ir a cenar. Otro lujo, porque justo delante de El Palauet encontramos el restaurante El Roura Blanch, de comida casera típica catalana, con un trato muy amable y comida exquisita. ¿He dicho ya que en Monells son todos encantadores?

Y el domingo no pudo empezar de mejor manera. Me esperaba otra sorpresa por mi cumpleaños: un masaje relajante de 1 hora en el spa del hotel. ¡Oh, sí! Quien me conoce bien saben que me encantan los masajes. ¿Podía mejorar el fin de semana? Pues si, porque antes de entrar nos esperaba un ESPECTACULAR desayuno en la terraza del hotel preparado con todo el cariño por Pilar y su madre. Con la foto creo que sobran las palabras…

Y entonces llegó el masaje. La simpatiquísima Conxita me recibía con sus manos de ángel que me hicieron disfrutar de la horaSpa y Jacuzzi más placentera del domingo. ¡Qué manos! Si Monells no fuera tan bonito, seguro que la convencía para que se viniera a Barcelona conmigo para que me hiciera una masaje cada semana, ¡os lo juro! Pero las horas en el Palauet terminaban, no sin antes disfrutar de su terraza, tomando el sol en sus sofás y volviendo poco a poco a la realidad. Nos despedimos de Pilar y de su madre y les prometimos que volveríamos. Pero una promesa de las que se cumplen, ¿eh? ¡Cómo no vamos a volver!

Me haría mucha ilusión que conocierais El Palauet, de verdad. Y no hace falta que tengáis un motivo que celebrar. ¡El mejor fin de semana os está esperando!

El Palauet de Monells, Plaça Jaume I, 1, Monells (Girona), 972 630 012

Para info y reservas: info@elpalauetdemonells.com


Y de repente… Yurbban Trafalgar

¿Sabéis esos días, tardes o noches improvisadas que se convierten en un recuerdo de los buenos? Pues una de esas tardes fue la que me llevo de recuerdo después de descubrir, de forma improvisada, el nuevo hotel Yurbban Trafalgar Barcelona.

Hacía unas semanas que había escuchado su nombre. ¿Urban? Ah no, Yurbban, un hotel que parece de lo más chulo, por lo que veo en las fotos de los instagramers que han subido las primeras fotos del hotel recién estrenado, hace unos 5 meses. No negaré que lo que más me llamó la atención fue la piscina con vistas, en su terraza, que yo soy de las que le gusta más una piscina que una playa. Soy de esas.

Pero no subamos todavía a la terraza. Lo que hizo especial esa tarde de domingo fue el bar-restaurante del Yurbban, “El Panarra”, en la planta baja. Queríamos tomar algo y le dejamos la elección al camarero, quien nos recomendó sus gintonic. Venga, no insistas, pon dos. (Camarero simpático, si me lees en algún momento, que sepas que no nos podrías haber recomendado mejor). El restaurante ofrece bocadillos originales y buenísimos, como ellos llaman “Señores Bocadillos”.

Vistas desde la terrazaDespués de pasar un buen rato relajados en el bar – no os perdáis la decoración porque es espectacular – decidimos, ya por fin, subir a la terraza para ver si era verdad lo que contaban las fotos que habíamos visto. Y no decepciona, una terraza con las medidas justas para poder disfrutar de unas vistas impagables desde el centro de Barcelona. Tiene la suerte de ser uno de los edificios más elevados de la zona, así que disfrutamos de las vistas encantadoras a los tejados de la ciudad, con vista directa a la Catedral de Barcelona, a las Torres Mapfre, al Tibidabo… Un viaje de 360º. No pude evitar hacerme una foto en la tan anunciada piscina, con la ciudad de fondo. – Que sepas que cuando tu vayas te vas a hacer la misma foto. Será un clásico. – Su terraza ya está abierta por la noche y podrás disfrutar de cócteles, preparados en su barra recién estrenada. Y un pajarillo me dice que también ofrecerán una carta corta de comida. Atención, las colas están aseguradas.

Y un último dato más que interesante: Yurbban participará en la quinta edición de La Setmana de les Terrasses, del 30 de mayo al 8 de junio de este año. Muy atentos en las próximas semanas porque van a dar más detalles.

El personal amable, unas instalaciones agradables, un bar-restaurante acogedor, ese recuerdo de una tarde de domingo y esa terraza… ¡Yo vuelvo seguro!

Yurbban Trafalgar, Trafalgar nº 30, Barcelona, 932 68 07 27