Bodega Tomàs, descubrimiento fuera de Barcelona

Bodega TomàsDe vez en cuando me gusta salir de la comodidad de Barcelona para descubrir restaurantes fuera de la ciudad que tienen mucho que decir. Hacía tiempo que varias personas me habían recomendado Bodega Tomàs, en Sant Cugat. Así que uno de esos días que quieres hacer algo diferente, cogí el coche y buena compañía y en media hora me planté a conocerlo.

Capitaneado por el simpatiquísimo Eduard Tomàs Burrull, Bodega Tomàs nos ofrece platos de mercado, en su gran mayoría tapas y platillos de una gran técnica y elaboración.

Tomàs ha pasado por escuelas tan prestigiosas como Sant Ignasi o Hoffman, ha trabajado en la cocina del Celler de Can Roca y ha sido chef en Masia Sant Cugat, casa Fuster y Harrods Londres. Y todo esta experiencia se nota, y mucho.

Bodega TomàsA la hora de escoger los platos quise probar un poco de cada, así que me dejé recomendar. De primero tres entrantes de escándalo: Canelón de aguacate relleno de tártar de salmón, los Chips de alcachofa con romesco y “sus” Patatas bravas. El salmón fresquísimo, como tiene que ser; los chips crujientes en su punto perfecto y las bravas confitadas previamente para que estén melosas además de sabrosas.

Para los segundos llegaron dos platillos: un Lomo de bacalao a la muselina de pera y el Meloso de ternera con setas a baja temperatura. Imaginad una ternera tierna hasta el infinito y será como este plato. Y no dejéis de probar la muselina de pera, un sabor original que combina genial con el bacalao.

Para los postres confieso que tuve un enamoramiento. El Chessecake casero con frutos rojos va para nota pero los Saquitos de trufas de chocolate con aceite de oliva y sal son de matrícula.

No quiero terminar este post sin destacar el servicio de 10 de todo el equipo. Atención en todo momento y sonrisas, sobretodo sonrisas ;)

Bodega Tomàs, Passeig de Francesc Macià, 34, 08173 Sant Cugat del Vallès, Barcelona, 934618610

 

Puedes leer este post en la web de Gastrotalkers

Bodega Tomàs

Bodega Tomàs

Bodega Tomàs


El colmado-restaurante La Cuina d’en Garriga

Cuina d'en GarrigaSi siempre has tenido ganas de ir a un restaurante desde que oyes hablar de él y el destino te lo pone delante, tiene que ser por algo.

Esto fue lo que me pasó con La Cuina d’en Garriga, un restaurante con aires de bistreau francés situado en Consell de Cent, 308 (esquina con Passeig de Gràcia). Tanto tiempo queriendo ir y mi trabajo se sitúa a dos manzanas. ¡Y a mi que me encantan estas serendípias me faltó tiempo para ir!

HuevosLo primero que os llamará la atención es su entrada con apariencia de colmado. Una gran cantidad de productos de la mejor calidad os da la bienvenida: pastas, quesos, embutidos, frutas y verdura… Cualquier pintor se quedaría un buen rato para inmortalizar esta imagen tan bonita.

A unos pocos metros encontramos las primeras mesas de lo que es propiamente el restaurante. Mesas rústicas de madera, sillas antiguas, utensilios de cocina colgados en las paredes, viejos electrodomésticos… Como si fuera un gran comedor antiguo.

burrataDesde mi primera vez a La Cuina d’en Garriga he ido en varias ocasiones y me ha dado tiempo de conocer sus platos y tener mis favoritos de su carta. No os podéis perder los Huevos de Calaf en cualquiera de sus variedades. En mi caso me quedo con los Estrellados con Patatas y Foie. Otra de sus especialidades es la Burrata fresca de la Puglia con tomate y aceite de albahaca. Sólo os diré una cosa de este plato: probadlo. Si tenéis suerte con las sugerencias del día, quizás podréis conocer la Sobrasada de Cal Rovira con Miel. Os podéis imaginar cómo de espectacular está el contraste del dulce con el salado.

MacarronesPero si de verdad apuesto por el plato estrella de La Cuina d’en Garriga son sus Macarrones de la casa Martelli con queso Comté y Panceta ibérica. Os los podrán explicar de mil maneras pero hasta que no los probéis no me daréis la razón. Y me lo agradeceréis. Son de 10, os lo juro.

El resto de la carta es extensa y variada: tapas, todo tipo de entrantes, carnes y pescados, embutidos gourmet y varios tipos de queso y postres artesanales. Un festival.

SobrassadaOtra de las cosas buenas de La Cuina es que abren desde las 9:30h hasta las 23h, así que puedes marcarte un buen desayuno – convencional entre semana o “de forquilla” los fines de semana – comer a un buen ritmo o cenar sin prisas.

Los culpables de que este proyecto tenga tanto éxito son Helena Rovira y su marido, el francés Olivier Guilland, quienes llevan la cocina de calidad en los genes. Y sino mira su historia, más que curiosa.

Ahora, cuando quiero quedar bien con alguien pienso en La Cuina d’en Garriga, y la verdad es que, hasta el momento, no me ha fallado con nadie ;)

La Cuina d'en Garriga


Comida original en Semproniana

SempronianaIr a comer al Semproniana de Ada Parellada es como ir a comer a casa de tu tía, la tía cariñosa, que te habrá cocinado tus platos favoritos y les habrá puesto algo diferente para hacerlos especiales. Además, la decoración del restaurante lo hace muy personal y cercano, con paredes de colores, objetos reciclados y muebles antiguos, como si fuera un cuento.
SempronianaPara comer, tienes una opción buenísima de menú por 15,75€ los días entre semana que incluye dos platos, postre y agua o copa de vino. Nosotros nos decidimos por probar distintos platos de la carta, que se distribuyen en tallas S, M y L, dependiendo del hambre que tengas y las ganas de compartir. Allá van: Macarrón relleno de butifarra negra, el hit del Semproniana. Imagina todo el sabor de la buti negra combinado con pasta al dente y una bechamel tradicional. Ese, ese es el plato al que me refería que hacen con cariño. Para original, la Tierra de cuscús y verduras del huerto, que sirven en un tiesto muy simpático. Para título espectacular, el de las Gambas exóticas marinadas al momento, que para el verano quedaba muy bien. Exóticas y muy buenas, que conste. Terminamos con algo más clásico, un Bacalao con miel y romero, muy suave. Y para el dulce -que no falte- un “Pessic” de zanahoria y yogurt, para no olvidar que me estoy volviendo adicta a este postre. No sea caso… ;)

SempronianaLo sorprendente de Ada no termina con estas fórmulas, porque existe un menú Pícnic por 25€ para comer en el local, y que será la próxima cosa que pruebe cuando vuelva al Semproniana. ¡Incluye mini barbacoa sobre la mesa para hacerla a tu gusto! Y si eres sub-30 (un afortunado de menos de 30 años), escoge este menú y cena pagando por la edad que tengas.

Semproniana

¿Más cosas? Menús de grupo y una larguísima lista de talleres y actividades para hacernos ver que la comida es un placer desde que la preparas hasta que la disfrutas en la mesa. ¡Gracias Ada!

Semproniana, C/Rosselló 148, Barcelona, 934 531 820


Tapas creativas en Logos Berguedà

Logos BerguedàHace un tiempo alguien me dijo: “Tú, que tienes familia en la provincia de Berga, tienes que ir a un restaurante muy chulo que está muy cerca de allí, que es muy de tu estilo. Se llama Logos Berguedà”. Y yo, que soy mucho de escuchar palabras sabias, me apunté en la agenda un día para visitarlo, aprovechando un fin de semana de celebración por la zona.

Logos BerguedàLogos Berguedà está situado en la colonia de l’Ametlla de Merola (Puig-Reig), a 20 km de Berga. Mira, se me ocurre un plan perfecto para ir a comer un dia, durante la tradicional escapada a La Patum de cada año, o la típica excursión boletaire con los amigos. Que si, esos días que hacemos como que no somos “tan de ciudad” y hasta se nos pega el acento de pueblo… (Es brooooma!) Pero recordad este lugar cuando no conozcáis lugar para comer en la zona y queráis quedar – y quedaros – bien.

Los que me conocen me lo recomendaron porque saben que yo soy muy del picoteo. Y es que en Logos ofrecen una carta llena de platos de tapas creativas y de mucha calidad para compartir entre los comensales, como primer plato. De segundo, encontramos sus “Clàssics Logos” para poner el punto más consistente de la comida. Pero si lo prefieres, puedes hacer una combinación de todo. El personal majísimo de Logos os aconsejará en todo momento en función de las personas que seáis y ritmo de comida que os guste. Chapeau!

Logos Berguedà

Os dejo fotos de la carta para que veáis todas las delicias de que disponen. En mi caso, pedimos un surtido de tapas a compartir. No sabría deciros cuál me gustó más porque todas superaban el excelente, pero como curiosas y originales podría destacar el Bombón de foie (¡que sabía a chocolate!), la Tempura de Verduras con all-i-oli de Apio, o la Pluma Ibérica al Idiazábal. No os perdáis la Pluma, un espectáculo.

Yo soy de las que me guardo un rincón para lo dulce, y más en este caso porque ya me habían advertido que los postres de Logos los traían del obrador de pastelería artesana en Avià,  que una vez descubrí por sus famosas trufas – las mejores del mundo mundial -. Ese día un Tiramisú de los mejores que he probado puso el punto final a mi comida. Siento no tener foto, imaginad que tenía la misma buenísima pinta que el sabor, por eso no me dio tiempo a hacerla, a veces me pasan estas cosas… :P

¿Siguiente paso? Abrid agendas, calendarios en el móvil, quedadas pendientes… En Logos Berguedà, a sólo 45 minutos de Barcelona y tendréis la escapada perfecta. Y es que a veces pecamos de no salir más de la ciudad, ¿no os parece?

Logos Berguedà

Logos Berguedà

Logos Berguedà, Plaça de l’Esglèsia 5-6, 938 204 193, l’Ametlla de Merola, Puig-Reig (Barcelona)

 


Petra, un restaurante para quedar bien

Huevos con Setas y Butifarra EsparracadaCuando tengas una cita especial con alguien, piensa en Petra. Cuando tus amigos te digan de buscar un sitio chulo para cenar, acuérdate de Petra. Cuando tu familia te diga – tú que conoce sitios bonitos, llévanos de una vez – sorpréndeles con Petra.

La magia de este restaurante se encuentra en pleno barrio del Born, justo delante de la Basílica de Santa Maria del Mar. Quizás de entrada piensas que será un sitio bastante caro por la comida que darán, dada su localización, pero no es así. Y es justamente por eso que me encanta Petra. Cocina mediterránea creativa con algunos toques exóticos en raciones más que correctas y un precio muy asequible.

CarpaccioEntrando en detalles, visité Petra con mi pareja el pasado viernes para celebrar algo especial (ojo a los que tengáis que celebrar, este es un buen lugar). Reservamos mesa unos días antes porque eso sí señores, Petra tiene mucho éxito, ya veréis que no es casualidad. Al llegar, un simpatiquísimo Samuel, uno de los dueños, nos sentó en nuestra mesa, al lado de unas ventanas preciosas decoradas con vidrieras emplomadas de colores. El techo estaba decorado con lámparas de cubiertos y los muebles pueden recordar a los de casa de tu abuela. Pero en fino y bonito, con mucha gracia. Un estilo modernista yo diría.

Pollo a la Plancha con BalsámicoSabía que estaba en un buen restaurante cuando llovía a mares en Barcelona y la gente esperaba en la puerta para conseguir mesa. Mientras me alegraba de estar ahí dentro, empezamos a comer los platos que escogimos. ¡Y qué buena elección! Carpaccio tándem de ternera y foie y Huevos con Setas y Butifarra Esparracada. Qué bestia. El carpaccio sabrosísimo con el toque perfecto de foie se deshacía en la boca. De los huevos quiero destacar la puntilla perfecta que tenían. Samuel y Joan, ¡felicitad al cocinero de mi parte!

TiramisúLos segundos siguieron sorprendiendo; un finísimo Pollo a la plancha sobre base de patata y crema balsámica y el sobre de Salmón con Verduras, coco y curry. Este es el toque éxito de mi cena que os comentaba al principio, es espectacular.

Para el postre, que pocas veces perdono, fui una clásica… Me pedí el Tiramisú y me alegro mucho de haberlo hecho. Soy muy fan de este postre y este se queda una de mis notas más altas. Aplauso otra vez.

Todos estos platos, ración de pan y 3 bebidas por 25€ por persona. Bien, ¿no? Además, si sois de los que optáis por ir en grupo, en Petra tienen un menú degustación que vale mucho la pena.

Animaros a visitarlo sea cual sea vuestro motivo. Y de paso, saludad a Samuel de mi parte ;)

 

Petra, C/Sombrerers nº13, 93 319 99 99, Barcelona

Sobre de Salmón cerrado

 

Sobre de Salmón abierto

Interior

 


El inmenso Nacional

Vista generalVarios amigos me habían dicho que fuera ya de una vez a El Nacional. Que era muy chulo, que se comía genial, que no es que fuera demasiado barato… La verdad es que hacía un tiempo había visto su aparición a través de varios influencers en Redes Sociales y empezaba a picarme demasiado la curiosidad.

La oportunidad ideal vino con unos amigos, con quienes disfrutamos primero de una cena super healthy en Flax & Kale. Al terminar decidimos alargar la noche y nos propusieron ir a visitar el local de moda a tomar algo. A eso se le llama Buen Plan.

El Nacional es el local que necesitaba Barcelona. Suena exagerado, pero es un espacio donde pueden ir tanto jóvenes, como nuestros padres, como algún abuelo animado. Puedes comer, cenar, tomar una copa a media tarde o de noche. Le faltan los desayunos, pero estoy segura de que todo llegará.

Lo primero que impresiona es la entrada, situada en un pasaje privado en pleno Paseo de Gracia. Es interesante saber que un tiempo atrás El Nacional era una antigua sala de exposiciones modernista construida a finales del siglo XIX y que después de la guerra civil empezó a utilizarse como parking. En la actualidad y desde el mes de septiembre, 2.600 metros cuadrados te dan la bienvenida a este espacio espectacular.

En serio, es enorme. Un techo altísimo, claraboyas de la época de la industrialización, lámparas y más lámparas. Creo que su estilo vintage de los 50 es lo que lo hace más especial.

El Nacional dispone de 4 espacios gastronómicos y 4 barras especializadas. Traducido seria un espacio para picar algo, un sitio de tapas, un espacio de pescado fresco y una brasería de carne de la buena. Las barras que encontramos son de cerveza y conservas, de vinos y embutidos, y de cócteles y de ostras. Esta última es para los que vayan más sobrados. Y dan envidia.

bebida

Nosotros decidimos tomar algo en la barra de cócteles ya que veníamos de cenar, pero eso fue la excusa perfecta para volver un día y probar la comida. Me llama La Tapería, que yo soy muy de tapas.

Me tomé un cóctel Nacional, para hacer honor al local. Era como un rebujito sevillano, pero más bueno porque llevaba un toque de ron perfecto. El resto tomaron ron –a secas- , whisky –a secas- y mojito de fresa. Dijeron que estaban buenísimos y yo me lo creo. El precio ronda los 10-15€ por cóctel. No es un local barato, pero la calidad de lo que hay ahí dentro vale la pena pagar de vez en cuando.

Hay que ir. Ahora soy yo la que le dice a mis amigos que no se lo pueden perder. Y que es muy chulo, que es genial… ;)

El Nacional, Passeig de Gràcia nº24, Barcelona, 935 18 50 53