Far Nomo, un japonés con vistas de verano

thumb_IMG_6146_1024Si te digo Costa Brava, vistas impresionantes y olor a mar, seguro que te vienen a la cabeza las vacaciones que estás deseando que lleguen o que probablemente estés disfrutando ya. Y si, además de todo esto, ¿lo disfrutas con una buena comida japonesa decorada con el Mar Mediterráneo? Señoras, señores…¡No os perdáis el Far Nomo!

Situado en el Far de San Sebastià (Llafranc), se trata de un proyecto conjunto entre Grupo Nomo y Mas de Torrent, abierto en julio de 2015, y es de lo más chulo que podéis hacer este verano. Yo te propongo una escapada por Calella, Llafranc o Palamós y te lo montas para comer o cenar en Far Nomo.

Japonés

Si eres un fan de la comida japonesa seguro que te gusta, porque propone una fusión de recetas tradicionales con cocina mediterránea a la que no estarás acostumbrado. Y si no eres de japo especialmente, tienes muchas otras opciones que encajan siempre. Yo lo descubrí de rebote un día de trabajo, hace un par de meses. Me gustó tanto que volví hace unos días y tengo un plan para dentro de unas semanas. Es lo malo, que cuando me lo hacen tan hacen bueno, el precio es más que ajustado y el lugar es tan bonito, me engancha.

EdamameEn la carta, larguísima y original, puedes encontrar platos tan brutales como el King Crab yaki (Cangrejo Real de Alaska a la brasa con pimientos del Padrón y shiitake), Ebi no tempura uramaki (Roll de tempura de langostino con lechuga y mayonesa), o el Spicy tuna roll futomaki (Roll de atún con lechuga y salsa picante). Mis favoritos de Far Nomo son los Age edamame truffle, con un punto de sal y aceite de trufa – que te mueres– y el Omu yakisoba, los clásicos fideos con ternera y verdura envueltos en un saco de tortilla. Todo mezclado, ¡un punto!

No os preocupéis los del dulce, aquí los postres también van con nota. Yo he probado los Mochis de chocolate y plátano y la Textura de tres chocolates y oye, que muy bien. Me imagino que el resto será igual de bueno, por la pinta que tiene todo…

Me juego lo que sea que un poco de envidia te he dado. Búscate un día para ir con quien sea, que el plan te funciona, seguro.

Far Nomo, Far de Sant Sebastià, Passeig de Pau Casals 64, 17211 Llafranc (Girona). 972 30 15 21. info@farnomo.com

Puedes leer este artículo también en Gastrotalkers ;)

Far Nomo

Cangrejo

Far Nomo

 


Disfrutar de las Nits Gaudí, en la Torre Bellesguard

Nits GaudíSi una cosa distingue el verano de otras épocas del año es la amplia variedad cultural que despliega a partir de las 6 de la tarde. Así, para los que todavía nos quedan unas cuantas semanas para tener vacaciones, podemos alargar un día y conseguimos tener esa sensación casi-de-fiesta.

No nos engañemos, una jornada laboral dura termina diferente si lo hacemos con una copa de cava en la mano, disfrutando de algo de picar, o como hace unos días pudimos hacer, de concierto en la inauguración de Les Nits Premium Gaudí, en la Torre Bellesguard, con uno de mis grupos favoritos, Els Amics de les Arts. ¡Qué bonito!

Bautizadas como “las mejores noches con el mejor arquitecto del mundo”, les Nits Gaudí nos invitan a vivir la magia de esta preciosísima construcción modernista exclusiva y todavía bastante desconocida de Antoni Gaudí en Barcelona. Una variedad de 47 conciertos entre Jazz, Blues, Flamenco y Músicas del Mundo y 4 Noches Premium para disfrutar de los conciertos de Mishima, Andrea Motis y Jarabe de Palo. Hago mención especial a la oferta gastronómica exquisita que de la que se puede disfrutar antes de empezar el concierto o al terminar, dentro del mismo espacio. Hamburguesas, jamón ibérico, algo de sushi…

Nits Premium GaudíLa Nit Premium de la que pude disfrutar fue espectacular. Un emplazamiento increíble, con amigos y un par de copas de cava de Juvé y Camps y la noche fue completa. Además, tuvimos la suerte de poder visitar la Torre Bellesguard hasta su tejado. Por favor, si vais allí, ¡no os la podéis perder!

¿Sabéis lo mejor de todo esto? Que todavía tenéis muuucho tiempo para disfrutar de una noche (o muchas) (o muchísimas) como esta. Desde el 25 de junio hasta el 15 de septiembre disponemos de este planazo para desconectar de una vez de la rutina y asumir que tenemos las vacaciones a la vuelta de la esquina. ¡Bien!


Un fin de semana en el Palauet de Monells

Sala de estarSi te preguntan cómo te imaginas un fin de semana perfecto, ¿qué respondes? ¿Y si te digo que el mejor fin de semana se encuentra a tan sólo una hora y media de Barcelona? Si señores, no hace falta que nos dejemos la piel ni el bolsillo, porque lo tenemos a nuestro alcance. Os quiero presentar El Palauet de Monells, un precioso hotel situado en el Baix Empordà.

El sábado pasado me esperaba una gran sorpresa. El día 20 de este mes fue mi cumpleaños y mi novio me planeó esta escapada. Mantuvo el lugar en secreto hasta el final y lo hizo – si puede ser – todavía más encantador (Novios del mundo, tomad nota de esto porque podéis quedar como un rey con vuestras princesas).

Las 11 del mediodía y llegamos al encantadoooor pueblo medieval de Monells. La anécdota del día fue la de encontrarnos de pleno con la grabación de la segunda parte de la película “8 Apellidos Vascos”. No puedo dar detalles porque sino me cortan la lengua pero tiene muy buena pinta. La acción transcurre en varios pueblos de la costa catalana, con eso os lo digo todo. Y además, uno de los escenarios es El Palauet. Vamos, exitazo.

SajolidaEntre cámaras, actores y walkie talkies nos dejaron entrar al centro del pueblo, donde se encuentra El Palauet. Al llegar al hotel, nos recibió la capitana del barco, Pilar. Ella es, sencillamente, la esencia del Palauet. Con una sonrisa de oreja a oreja nos llevó a nuestra habitación, Espígol. ¡Preciosa! El resto de habitaciones tienen nombre tan bonitos como Salvia, Sajolida, Romaní, Farigola y Menta. Un total de 6 habitaciones forman este hotel, que antes fue una casa señorial y ahora acoge a los huéspedes más afortunados.

Después de dejar las maletas, Pilar y su madre, también Pilar, y también un amor, nos enseñaron la casa entera. Admito que el hotel es precioso y tiene un encanto que lo hace especial, pero si hay algo que pone la guinda a ese pastel es la zona de spa con piscina y jacuzzi. Acceso libre con el precio de la habitación. ¡Quería ir ya! Pero el día era largo y aprovechamos para ir a comer una paella a Tamariu, a tan sólo 20 minutos y visitar por la tarde el castillo que Dalí regaló a Gala, en Púbol.

DesayunoEntonces si, las 7 de la tarde y unas ganas locas de probar la piscina y el spa. Disfrazados con albornoz y zapatillas, bajamos a la planta baja y nos relajamos durante una hora entre burbujas. Lu-ja-zo. Después del spa, nos arreglamos un poco para ir a cenar. Otro lujo, porque justo delante de El Palauet encontramos el restaurante El Roura Blanch, de comida casera típica catalana, con un trato muy amable y comida exquisita. ¿He dicho ya que en Monells son todos encantadores?

Y el domingo no pudo empezar de mejor manera. Me esperaba otra sorpresa por mi cumpleaños: un masaje relajante de 1 hora en el spa del hotel. ¡Oh, sí! Quien me conoce bien saben que me encantan los masajes. ¿Podía mejorar el fin de semana? Pues si, porque antes de entrar nos esperaba un ESPECTACULAR desayuno en la terraza del hotel preparado con todo el cariño por Pilar y su madre. Con la foto creo que sobran las palabras…

Y entonces llegó el masaje. La simpatiquísima Conxita me recibía con sus manos de ángel que me hicieron disfrutar de la horaSpa y Jacuzzi más placentera del domingo. ¡Qué manos! Si Monells no fuera tan bonito, seguro que la convencía para que se viniera a Barcelona conmigo para que me hiciera una masaje cada semana, ¡os lo juro! Pero las horas en el Palauet terminaban, no sin antes disfrutar de su terraza, tomando el sol en sus sofás y volviendo poco a poco a la realidad. Nos despedimos de Pilar y de su madre y les prometimos que volveríamos. Pero una promesa de las que se cumplen, ¿eh? ¡Cómo no vamos a volver!

Me haría mucha ilusión que conocierais El Palauet, de verdad. Y no hace falta que tengáis un motivo que celebrar. ¡El mejor fin de semana os está esperando!

El Palauet de Monells, Plaça Jaume I, 1, Monells (Girona), 972 630 012

Para info y reservas: info@elpalauetdemonells.com


Un lujazo, en La Capella

La CapellaPara desayunar bien, para hacer el vermouth con todo el buen rollo, para comer con los amigos, para tomar algo después de comer o a media tarde, para cenar con alguien especial, para el gintonic de medianoche… La Capella siempre será una buena elección. Y además quedaréis genial.

Situada en el parque de Can Gambús, en Sabadell, se trata de una antigua capilla de la Masia del parque, resucitada a restaurante, patio con zona chillout y una terraza con tumbonas en las que se está de lujo.

Lo que a mi me tiene el corazón robado es su magnífica terraza con tumbonas. Sólo mira la foto y figúrate la de horas que puedes pasarte en ellas. Y es que desde primera hora de la mañana hasta la noche, puedes disfrutar de este espacio. Elige el mejor momento, ¡o elígelos todos! El pasado fin de semana quedamos con unos amigos, Sílvia y Eric, para comer en La Capella. Quedamos prontito, para hacer un vermouth en las tumbones y luego pasar dentro a comer. Pero la carta de tapas que tienen en el exterior nos sedujo, además de que podíamos tomarlas con ese solecito tan bueno que teníamos. No se hable más. Croquetas de champiñones, Hummus y Tzatziki con pan de pita, Guacamole con Nachos, Patatas con salsa verde y romesco y Crujiente de Brie con mermelada de tomate. Su carta, tanto las tapas como los platos del restaurante, descubre comida vegetariana, productos ecológicos y de temporada. O sea que tapeamos como reyes con productos sanísimos. Todo esto, bajo ese sol de primavera, sobre esas tumbonas y con la mejor de las compañías. Insuperable. Es gracioso pero ese día descubrimos el concepto del “lujazo”. Estar en un lugar disfrutando de lo mejor de la vida sin ser ricos. No confundirlo con el lujo, que eso si que va de dinero y cosas caras. Un lujazo es estar en La Capella, con nuestro vermouth estupendo y entre amigos. Y las tumbonas. Cualquier persona con más dinero no lo pasaría mejor.

Tapas

Como he comentado antes, el restaurante ofrece platos para comer dentro del local, de gran calidad y a unos precios muy competitivos. Y si lo que quieres es tomar una copa por la tarde o la noche con quien tú quieras, La Capella ofrece servicio de barra hasta las 3 de la mañana en horario de verano, del 29 de junio al 20 de septiembre, cada día.

Y no hace falta que seas de Sabadell o alrededores para visitarla. Pienso y pienso y en Barcelona no tenemos tantos lugares como La Capella. Así que si alguna vez quieres salir de la ciudad y visitar un lugar diferente, esta es una buenísima opción para tener a mano en tu lista de top preferencias. ¿Cuándo vas?

 

 

La Capella de Can Gambus, Parc de Can Gambus nº1, (Regne Unit / c.Kurdistan), Sabadell, (Barcelona), 93 576 94 29


Practica el Surf House Barcelona

Ni Hawaii, ni California. Ni Biarritz, ni Zarautz. Nos quedamos en la Barceloneta y nos encontramos Surf House Barcelona, un restaurante – con actividades – que está triunfando entre los más surfers y entre los que no lo son tanto.

Y entre estos últimos me encuentro yo, curiosa de conocer lugares de éxito y más si tienen algo especial. Surf House Barcelona nació con la idea de transportarte al estilo de vida californiano y es que su fundador, Álex Knoepfel, trajo directamente las olas de San Diego a nuestra ciudad. Y con las olas se trajo también el concepto del fast-food, pero versión fast-good, es decir, de calidad.

Nachos y Zumo¿Y eso quiere decir…? Pues hamburguesas, sándwiches, bagels, ensaladas, tacos, pasteles… ¡La carta es para morirse! Su brunch es espectacular, servido de 11 a 13h, con unos huevos revueltos con las opciones que más te apetezcan, unos gofres con mil sabores o la opción sana de los boles de cereales con yoghourt. Hay mucho más, sobretodo opciones dulces, que también puedes dejar para la merienda, de 17 a 20h.

Pero si vamos a la hora de comer, ¡las opciones no son menos! Eso si, ve tempranito o con mucha paciencia, ya que se forma lista de espera. Normal, estando a pie de playa, ¿a quién no le apetece comer en un entorno así? Eso si, el día que consigues mesa, la experiencia es completa. Si no has comido nunca encima de una tabla de surf, esta es tu oportunidad.

Nosotros lo conseguimos hace unos días. Nos propusimos ir temprano, como los turistas, a medio camino entre el brunch y la comida. No nos engañemos, pedimos unos nachos para empezar a picar, que alargamos hasta que se hizo la hora de comer. ¡Y qué nachos! En mi ranking personal – y alguna vez ya he dicho que soy ultrafan – estos están muy muy bien posicionados en el top 10. Con mucho queso de dos tipos, frijoles, salsa valentina, jalapeños, crema agria y guacamole. Toma bomba. En serio, increíbles, si sois nachoadictos, no os podéis ir de Surf House Barcelona sin probarlos.

Sandwich y HamburguesaY como nos habían hablado genial de sus hamburguesas y sándwich, nos dejamos seducir. Un Backdoor para mi, con queso raclette y puerros confitado en pan de coca extra-crujiente, y una hamburguesa Infarto para mi chico, con queso, bacon, huevo frito y patatas paja. Si, ¡patatas paja dentro!. Y con una presentación muy original en una caja de madera. ¡Buen punto!

Si una cosa caracteriza también Surf House Barcelona son sus zumos naturales recién exprimidos. Le dan el toque final a la estética 100% surfera del local, ¡son tan bonitos! Los elegidos para acompañar la comida fueron un Tropical, con sandía, melón y maracuyá y un Ñoki, de fresa, plátano y naranja. Y con tropezones, para que se note lo bueno. Alguna cervecita también cayó, que estando delante de la playa no se puede evitar…

Ahora lo que me queda por probar es alguna de sus actividades. Como no podría ser de otra manera, ofrecen clases de paddle surf en tres versiones: temprano por la mañana para terminar con un brunch, durante el día para tonificar bien el cuerpo o las opciones románticas, saliendo con las tablas durante la puesta de sol o tarde por la noche, bajo la luna llena. El yoga también tiene su espacio y si eres de los que ama la naturaleza por encima de todo, puedes echar un cable haciendo beach cleaning y al final te ofrecerán un zumo de SHB.

Yo de ti no dejaría pasar mucho tiempo para visitar Surf House Barcelona.Ya sabes, veranito, estilo playero, zumos, buen rollo… ¿Cuándo si no ahora?

Surf House Barcelona, C/l’Almirall Baixada nº 22, Barcelona, 932 50 70 23


Y de repente… Yurbban Trafalgar

¿Sabéis esos días, tardes o noches improvisadas que se convierten en un recuerdo de los buenos? Pues una de esas tardes fue la que me llevo de recuerdo después de descubrir, de forma improvisada, el nuevo hotel Yurbban Trafalgar Barcelona.

Hacía unas semanas que había escuchado su nombre. ¿Urban? Ah no, Yurbban, un hotel que parece de lo más chulo, por lo que veo en las fotos de los instagramers que han subido las primeras fotos del hotel recién estrenado, hace unos 5 meses. No negaré que lo que más me llamó la atención fue la piscina con vistas, en su terraza, que yo soy de las que le gusta más una piscina que una playa. Soy de esas.

Pero no subamos todavía a la terraza. Lo que hizo especial esa tarde de domingo fue el bar-restaurante del Yurbban, “El Panarra”, en la planta baja. Queríamos tomar algo y le dejamos la elección al camarero, quien nos recomendó sus gintonic. Venga, no insistas, pon dos. (Camarero simpático, si me lees en algún momento, que sepas que no nos podrías haber recomendado mejor). El restaurante ofrece bocadillos originales y buenísimos, como ellos llaman “Señores Bocadillos”.

Vistas desde la terrazaDespués de pasar un buen rato relajados en el bar – no os perdáis la decoración porque es espectacular – decidimos, ya por fin, subir a la terraza para ver si era verdad lo que contaban las fotos que habíamos visto. Y no decepciona, una terraza con las medidas justas para poder disfrutar de unas vistas impagables desde el centro de Barcelona. Tiene la suerte de ser uno de los edificios más elevados de la zona, así que disfrutamos de las vistas encantadoras a los tejados de la ciudad, con vista directa a la Catedral de Barcelona, a las Torres Mapfre, al Tibidabo… Un viaje de 360º. No pude evitar hacerme una foto en la tan anunciada piscina, con la ciudad de fondo. – Que sepas que cuando tu vayas te vas a hacer la misma foto. Será un clásico. – Su terraza ya está abierta por la noche y podrás disfrutar de cócteles, preparados en su barra recién estrenada. Y un pajarillo me dice que también ofrecerán una carta corta de comida. Atención, las colas están aseguradas.

Y un último dato más que interesante: Yurbban participará en la quinta edición de La Setmana de les Terrasses, del 30 de mayo al 8 de junio de este año. Muy atentos en las próximas semanas porque van a dar más detalles.

El personal amable, unas instalaciones agradables, un bar-restaurante acogedor, ese recuerdo de una tarde de domingo y esa terraza… ¡Yo vuelvo seguro!

Yurbban Trafalgar, Trafalgar nº 30, Barcelona, 932 68 07 27