Vino Afortunado presenta al resto de la familia

#MomentoAfortunadoA estas alturas de la película, seguro que has oído hablar de @Vino Afortunado. Ya sea porque lo has visto colaborando con alguna exposición, obra de teatro o algún “sarao” en redes sociales. Sea como sea, tu curiosidad ha llegado a ese punto que, cuando lo ves en la estantería de una vinacoteca o en la carta de un restaurante lo eliges. Y descubres que lo han hecho muy bien. Un buen vino y una buena estrategia para que lo conozcamos. Tanto, que se ha convertido de la familia

Y de familia vamos a hablar precisamente. El pasado miércoles por la noche tuve la suerte de poder asistir a la presentación de la gama de Viñedos Singulares, el resto de los hermanos de nuestro afortunado. Y no estuvieron solos. Contaron con la colaboración de Caravan Made, los encargados de poner el sabor perfecto para cada vino en un restaurante clandestino montado en el almacén de Vino Afortunado. Seguro que te has topado con los de Caravan Made en los últimos meses, en algún street market o festival. ¡No te pierdas sus próximas paradas en su web y redes sociales!

Fuimos 30 los afortunados invitados que pudimos disfrutar de una cena con maridaje para recordar. Caras tan conocidas como Sandra Blasco, la periodista de moda Maria Almenar, las bloggers Dansvogue, StylebyBru, los food bloggers Marta Sanahuja, Daniel Arbós y, como no podría faltar, la embajadora de Vino Afortunado, Queralt Gost. La lista es larguísima, perdonadme si no os nombro a todos. Maria Almenar, Sandra Blasco, Queralt Gost

Ahora vamos a lo que interesa, el festival. La cena quedó inaugurada con la cata de nuestro vino protagonista y un – ultra bueno – Tataki de Atún con salsa Teriyaki y Mango. Fue muy gracioso ver cómo cada plato que nos traían era fotografiado tropecientas veces desde diferentes ángulos. ¡Cosas del oficio! Le siguieron un pincho de Pera con Queso azul y reducción de vinagre de uva, un Secreto Ibérico con Salsa de Ibéricos y Arándanos que estaba para morirse, entre muchos, muchos otros. Todos maridados con el vino de Viñedos Singulares que mejor combinaba con sus sabores. El postre, un Surtido de Quesos con vino El Veïnat fue el fin de fiesta perfecto. ¡Bravo Vino Afortunado, bravo Caravan Made! Os dejo el menú completo por si queréis recoger inspiración para algún día.


Vino Afortunado– Tataki atún con salsa teriyaki y piña. (Afortunado)

– Pincho de pera con queso azul, salmón y reducción de vinagre de uva. (Luna Creciente)

– Secreto ibérico con salsa de ibèricos y arandanos. (Corral del Obispo)

– Tartar de solomillo marinado con crema suave de gorgonzola y eneldo. (Jardín Rojo)

– Taco de rabo de toro con salsa de frambuesa. (Entrelobos)

– Surtido de quesos con coulis ácido. (El Veïnat)

 

La noche fue fantástica, tanto por lo que comimos como por las risas con los invitados. Lo peor de todo es que ya han pasado unos cuantos días y sólo nos quedan las fotos para recordar. Bueno, no nos engañemos. Volver a esa sensación no es difícil, tengo un botella de Afortunado guardada para una de aquellas ocasiones que merecen ser convertidas en un buen #MomentoAfortunado.

 

www.vinedossingulares.com

www.caravanmade.com

Fotos by Raúl Muñoz

 

 


Hamburguesas a TU gusto, en Oval

Hamburguesa Oval¿Cómo terminar un día de Sant Jordi de la mejor manera? En mi caso, cenando en Oval, una de las hamburgueserías de las que más se habla en Barcelona. Su ubicación perfecta en la calle Valencia con Enric Granados fue la mejor excusa para conocerla después de un buen paseo por Rambla Catalunya, acompañados de cientos de personas más.

Quisimos ir a cenar bastante temprano. La cantidad de gente que nos encontramos cuando llegamos a Oval nos confirmaba que íbamos a cenar genial. Y no pudimos empezar mejor la noche. Esperando en la barra a que nos dieran mesa, preguntamos a una de sus camareras simpáticas si tenían Wi-Fi. ¡Oh si! ¡Se agradece tanto cuando te entregar un papel ya preparado con las contraseñas! Gracias Oval, 10 puntos de golpe. (Ha sonado un poco enfermo, pero es que mi chico y yo necesitamos la red por trabajo…¡En serio!).

Oval dispone de un equipo de muchos camareros, eficientes y rápidos. Y se agradece en un día así. En no más de 10 minutos tuvimos nuestra mesa preparada. Me encantó su decoración, de estilo nórdico, con mesas enormes de madera, paredes claras y mobiliario sencillo. Vale, ahora ya estamos preparados. Carta Oval

¿Cómo pedimos? Pues con la gracia de una carta en la que tú escoges los alimentos con los que crear TU PROPIA hamburguesa. Con un lápiz vas marcando el tipo de pan que prefieres, qué tipo de carne, tu queso favorito, 4 ingredientes de relleno, la salsa y si te apetece, algún extra. Y si eres un poco vago o no te quedan fuerzas para pensar, te ofrecen 4 tipos de hamburguesa, ya configuradas. ¿Y complementos tienen? Por supuesto, patatas caseras – ultra buenas – , moniatos, como opción sana y nachos. Nos quedamos con las ganas de probar los nachos, que nosotros somos muy de nachos. Una pena, tendremos que volver, ni que sea sólo para probarlos. Y ya que estamos…

¿Y el precio? Pues sorprende y mucho, porque una hamburguesa con bebida te sale a unos 10€. Son enormes, no te quedarás con hambre. Como mucho, si le sumas unas patatas te saldrá por 3€ más. Muy bien.

La atención que recibimos – unos camareros súper amables –, la comida y un ambiente muy chulo (ah, y el WiFi), los coloca en el ranking de locales para recordar y recomendar. Gracias chicos, ¡nos vemos pronto!

Oval, València, 199, Barcelona, 930 102 647


Y de repente… Yurbban Trafalgar

¿Sabéis esos días, tardes o noches improvisadas que se convierten en un recuerdo de los buenos? Pues una de esas tardes fue la que me llevo de recuerdo después de descubrir, de forma improvisada, el nuevo hotel Yurbban Trafalgar Barcelona.

Hacía unas semanas que había escuchado su nombre. ¿Urban? Ah no, Yurbban, un hotel que parece de lo más chulo, por lo que veo en las fotos de los instagramers que han subido las primeras fotos del hotel recién estrenado, hace unos 5 meses. No negaré que lo que más me llamó la atención fue la piscina con vistas, en su terraza, que yo soy de las que le gusta más una piscina que una playa. Soy de esas.

Pero no subamos todavía a la terraza. Lo que hizo especial esa tarde de domingo fue el bar-restaurante del Yurbban, “El Panarra”, en la planta baja. Queríamos tomar algo y le dejamos la elección al camarero, quien nos recomendó sus gintonic. Venga, no insistas, pon dos. (Camarero simpático, si me lees en algún momento, que sepas que no nos podrías haber recomendado mejor). El restaurante ofrece bocadillos originales y buenísimos, como ellos llaman “Señores Bocadillos”.

Vistas desde la terrazaDespués de pasar un buen rato relajados en el bar – no os perdáis la decoración porque es espectacular – decidimos, ya por fin, subir a la terraza para ver si era verdad lo que contaban las fotos que habíamos visto. Y no decepciona, una terraza con las medidas justas para poder disfrutar de unas vistas impagables desde el centro de Barcelona. Tiene la suerte de ser uno de los edificios más elevados de la zona, así que disfrutamos de las vistas encantadoras a los tejados de la ciudad, con vista directa a la Catedral de Barcelona, a las Torres Mapfre, al Tibidabo… Un viaje de 360º. No pude evitar hacerme una foto en la tan anunciada piscina, con la ciudad de fondo. – Que sepas que cuando tu vayas te vas a hacer la misma foto. Será un clásico. – Su terraza ya está abierta por la noche y podrás disfrutar de cócteles, preparados en su barra recién estrenada. Y un pajarillo me dice que también ofrecerán una carta corta de comida. Atención, las colas están aseguradas.

Y un último dato más que interesante: Yurbban participará en la quinta edición de La Setmana de les Terrasses, del 30 de mayo al 8 de junio de este año. Muy atentos en las próximas semanas porque van a dar más detalles.

El personal amable, unas instalaciones agradables, un bar-restaurante acogedor, ese recuerdo de una tarde de domingo y esa terraza… ¡Yo vuelvo seguro!

Yurbban Trafalgar, Trafalgar nº 30, Barcelona, 932 68 07 27


Una tarde en la Granja Petitbo

MesaSi has quedado con tu mejor amigo para comer, si tienes una reunión con alguien interesante o si te apetece tomar algo con tu pareja, ir a la Granja Petitbo es un éxito seguro. Eso si, se trata de un lugar especial, así que resérvalo para personas especiales.

Situado en el Passeig de Sant Joan nº82, se ha convertido en un icono de lo hipster pero (atención), situado fuera de la zona hipster. Un acierto en toda regla para los que de vez en cuando queremos escuchar un poco de indie o consultar el último número de Monocle y no queremos meternos en la Barcelona profunda.

Yo escogí Petitbo una tarde que había quedado con una de mis amigas. ¿Sabes aquella amiga con la que quedas muy de vez en cuando porque las dos curráis muchísimo y que nunca tenéis tiempo?. Pero que cuando quedáis os ponéis al día tan intensamente que parece que sólo haya pasado un día desde la última vez. Esa amiga. Dos zumos de naranja y fresa y un Carrot Cake (para mí) nos hicieron de padrinos de una conversación que duró 3 horas. Si señores, lo sentimos pero no nos dimos cuenta. Los dueños son encantadores y no nos miraban mal, porque saben que las horas en Petitbo pasan sin darte cuenta. Su decoración sencilla te recuerda a ese piso que acabas de alquilar, con pocos muebles, pero que con un poster gigante en la pared y una mesa de centro antigua hacen el ambiente de lo más acogedor.

Las 10 de la noche es una buena hora para terminar la merienda, así que nos fuimos, pero antes nos aseguramos del tipo de platos que tenían en la carta para el día que nos decidamos a volver para comer. O para hacer el brunch del domingo que, como parece, es de notable tirando a excelente. Brochetas de pollo teriyaki, hamburguesa con queso de cabra, huevos benedict con bacon o salmón… Todo con una pinta buenísima.

He quedado con mi amiga – esa amiga– que la próxima vez que quedemos nos guardaremos un día entero para volver a la Granja Petitbo. Si una merienda duró 3 horas, no queremos pensar lo que puede durar el brunch que nos vamos a regalar.

Granja Petitbo, Passeig de Sant Joan nº82, Barcelona, 93 2656503